¿RENACER DE LA AEU?

 

La Universidad de San Carlos de Guatemala a través de su organización política estudiantil, la Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU), ha sido a lo largo de sus casi cien años de historia, un organismo clave en diferentes procesos trascendentales para Guatemala y para el equilibrio de los tres poderes del Estado, hasta que fue cooptada.

Siendo la USAC la única universidad estatal, por mandato constitucional, se ve en la obligación de representar los intereses populares desde una perspectiva académica y científica, por lo que es indiscutible la importancia de la AEU para la solución de diversidad de problemáticas, tanto dentro de la universidad como en el Estado en general.

Las ideas estudiantiles a través de la participación en la AEU, han liderado o formado parte de diversos movimientos y luchas sociales desde 1920, pasando por la revolución del octubre de 1944, y más recientemente la lucha y resistencia en contra las dictaduras en los 36 años del conflicto armado interno, con un saldo nefasto para los guatemaltecos de 492 líderes estudiantiles desaparecidos y asesinados.

En 1990 la AEU fue bautizada con el nombre de “Oliverio Castañeda de León, en honor a su líder estudiantil, entonces presidente de la AEU, asesinado el 20 de octubre de 1978 a los 23 años de edad, después de dar un discurso en el que señaló al entonces Ministro de Gobernación, Donaldo Álvarez Ruiz, como responsable de la oleada de terror durante el gobierno del General Fernando Romeo Lucas García. “Ellos pueden matar a nuestros dirigentes, pero mientras haya pueblo, habrá revolución”  fueron sus últimas palabras en público.

La asociación de estudiantes está conformada por tres órganos: el Consejo Consultivo Estudiantil Universitario, el Secretariado General y la Asamblea General. El Consejo Consultivo debe estar integrado por mínimo seis asociaciones de estudiantes de las diferentes unidades académicas. Está obligada a conformar el Consejo Electoral, cada dos años, con dos representantes de cada asociación y convocar a las elecciones del Secretariado General.

Cooptada por mafias

Al firmar la paz y entrar a la denominada “era democrática”, el acecho sobre la AEU por parte de operadores de diferentes poderes, se intensificó.

Según investigaciones del Centro de Medios Independientes (CMI), en 1998 Rolando Castillo Montalvo alias el “Canche” fue apoyado por la URNG para competir por la Rectoría de la USAC. Jorge Mario García y su grupo apoyaron la candidatura contraria, de Efraín Medina Guerra, quien resultó electo y es parte de una red de rectores que controla la Rectoría desde inicios de los noventa.

Para los políticos y sus partidos corruptos, fue una señal que les hizo poner los ojos sobre las elecciones de autoridades estudiantiles y de representantes gremiales. Fue entonces que nuevas redes de estudiantes empezaron a copar dichos espacios, infiltrándose en la coordinadora de la Huelga de Dolores, aprovechándose de la clandestinidad que les permite el uso de la capucha.

El Bachiller Jorge Mario García, alias “Gilligan”, ha sido estudiante universitario durante 22 años y es representante de la Facultad de Humanidades, además es Alcalde Auxiliar de la zona 21 por el Partido Unionista. En el 2000 la agrupación Solidaridad Estudiantil lo lanzó como candidato a Secretario General de la AEU.

La planilla llamada Compañer@s quienes buscaban su reelección, un día antes de las elecciones se abstuvo de participar, denunciando irregularidades por parte de Solidaridad Estudiantil, como el acarreo de votos de estudiantes de sedes regionales, amenazas e intimidaciones por parte del “grupo de choque” atrás de la capucha del subcomité de Huelga de la Escuela de Formación de Profesores de Enseñanza Media, dirigidos por Byron Losley Johnson, alias “El Gato”, siguiente en el turno para la Secretaría General de AEU.

Solidaridad Estudiantil ganó fácilmente y en la AEU no han cambiado nada desde entonces, siguen siendo denunciadas irregularidades y no hay entidad que verifique las elecciones.

En 2001, Solidaridad Estudiantil, recibió públicamente un “donativo” de Q30 mil del presidente Alfonso Portillo para la Huelga de Dolores, quien fue declarado “Huelguero Honorable” por el Honorable Comité dirigido por Byron “el Gato” Losley. En mayo del siguiente año Portillo le entregó la Orden del Quetzal a la AEU.

Luego de pasar 13 años en la facultad de Derecho, Jorge Mario García aparece como Representante estudiantil de Humanidades ante el CSU, desde agosto de 2006 a la fecha, dejando al frente de Derecho a José Aníbal López Silva. Hacia el 2010 había colocado al estudiante de recién ingreso de Humanidades, Roberto Muñoz conocido como “Fosa”, como Secretario General de la AEU. La Facultad de Humanidades es estratégica para mantener el acarreo de votos, actualmente cuenta con 81 sedes y 44 carreras que agrupan alrededor de 35 mil estudiantes. La Facultad de Derecho también ha sido vital para la toma de la USAC.

En abril del 2014, encapuchados armados con bates, paralizador eléctrico y armas de fuego, llegaron al edificio S-1 para amedrentar a los estudiantes y miembros de la asociación de la Escuela de Historia. Al día siguiente los encapuchados volvieron, golpearon a varios estudiantes y dispararon al aire, según consta en la denuncia puesta en el Ministerio Público.

Guillermo Alejandro Prera Cuevas, alias “Pirujo”, otro “cuarentón”, se inscribió en la USAC en el 2000. Aparece como Secretario de Finanzas de la AEU por primera vez en el período 2004-2006, cuando el Secretario General era Aníbal López, de la Facultad de Derecho y cercano Jorge Mario García. Continúa hasta la fecha, pero fue en marzo del 2013 que cobró notoriedad con el asesinato de un taxista, por lo cual fue condenado a 3 años conmutables, ofreció pagar Q220 mil como resarcimiento a los familiares de la víctima y quedó libre.

El “Pirujo” como representante de la AEU, señaló recientemente que los estudiantes que están pidiendo la limpieza de esa organización, responden a intereses de varios partidos políticos que buscan injerir en la Rectoría para obtener representación en Comisiones de Postulación.

Más de 200 mil estudiantes pagan Q.91 de cuota anual, un porcentaje es destinado a las asociaciones estudiantiles sin mecanismos de fiscalización. Además captan ingresos por otros tipos de negocios como las talachas, el cobro de parqueos, casetas, comercios informales y servicios dentro del campus central, sumas nada desdeñables, tomando en cuenta que el presupuesto mensual de la AEU es de Q36 mil.

aeu

Movimiento estudiantil liberador

El 20 de septiembre un bloque de 6 asociaciones estudiantiles planteó ante el Consejo Superior Universitario (CSU) la necesidad depurar y democratizar la AEU. A inicios de octubre el Consejo Consultivo Estudiantil Universitario abrió la brecha para acabar con el absolutismo de 16 años en la AEU, conformando un Consejo Electoral con un representante y un suplente de cada asociación, para convocar a una nueva elección del Secretariado General de la AEU.

Esta elección debe de realizarse cada dos años, pero desde el 2000 la AEU la realizó sin hacer una convocatoria transparente y abierta, dejó de convocar públicamente desde el 2010 y no se ha electo a una nueva secretaría general. Desde el 2013 es dirigida por una Comisión Transitoria Reguladora, la cual tenía como objetivo formalizar la condición de la AEU, hoy es liderada por Guillermo Prera y según comentan los estudiantes no ha servido para cambiar nada, por lo que la desconocen.

No se podía convocar a elecciones porque según la regulación interna, se requieren 11 asociaciones estudiantiles organizadas y sólo había 4.  Se necesitaba del consenso de al menos otras seis asociaciones estudiantiles y no existían.

Eliseo Xinico, presidente de la junta directiva del Consejo Electoral, dijo que se espera que el primer viernes y sábado de noviembre se realicen las votaciones y ese mismo día se publicaran los resultados.

Ahora, 11 asociaciones estudiantiles conformaron el Consejo Consultivo para depurar a la AEU conformada por la Asamblea General, el Secretariado y el Consejo Consultivo. Estas son unidades académicas que apoyan el proceso:

  1. Facultad de Químicas y Farmacia.
  2. Escuela de Diseño Gráfico.
  3. Escuela de Ciencia Política.
  4. Facultad de Ingeniería.
  5. Facultad de Agronomía.
  6. Facultad de Arquitectura.
  7. Facultad de Odontología
  8. Facultad de Medicina.
  9. Escuela de Historia.
  10. Facultad de Veterinaria.
  11. Escuela de Trabajo Social.

Pueden votar todos los estudiantes “legalmente inscritos y con carné universitario actualizado”.

Estudiantes que requieren resguardar su identidad ya que han recibido amenazas, comentaron a esta revista que temen la instauración de agendas ocultas que desean aprovecharse de este “proceso abierto de recuperación”, para “lavarle la cara” a la universidad y sus organizaciones político administrativas, en el contexto de las próximas elecciones para rector y la donación de 120 millones de dólares para funcionamiento y ampliación de sedes, por miedo a las tan solicitadas investigaciones por parte de la CICIG, colocando en los puestos claves nuevas caras, aunque afines a los poderes establecidos.

Les llama la atención la buena relación que hay entre la administración de la universidad y la Asociación de Estudiantes de Agronomía (AEA), quienes comparados con otras asociaciones estudiantiles, manejan importantes sumas de dinero.  Acxel de León, el Sub Secretario de Rectoría, es uno de los cuatro que supuestamente “controlan” la AEA; Luis Ventura es el actual Secretario General y representante de dicha facultad ante el CSU; con la ayuda de William Herrera, estudiante de Ciencias Políticas, especulan, que han pactado una agenda para posicionar a Ventura como el nuevo Secretario General de la AEU.

Gabriel Moreira de la Facultad de Ingeniería, denunció que han sido intimidados, dicen que “no sabemos a lo que nos estamos metiendo”. Lamentó lo ocurrido, ya que la intención es democratizar la AEU y tener una representación legítima.

El 8 de noviembre, en el Auditorio de la Facultad de Ingeniería se llevó a cabo la declaración de elecciones. Brillaron por su ausencia las actuales autoridades y representantes de la desconocida AEU.
 
“No tenemos nada que hablar con ellos porque son ilegales”. “La Comisión Reguladora de la AEU es más bien una comisión usurpadora que se instaló ilegalmente y controla la asociación” comentó el vocero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *