REPENSAR LA EDUCACION

Es evidente cuando una sociedad muestra un alto nivel de conflictividad y una creciente ausencia del sentido de responsabilidad y de valores cívicos, que el modelo educativo no está funcionando. 

Por Alejandro Arroyave y Redacción PB
Edición 56
redaccion@revistaperrobravo.com

Conversamos con el Ministro de Educación, Óscar Hugo López, autoridad superior del ente que rige el sistema de Educación, en torno a las mejoras que demanda la realidad actual en la formación de nuestros niños.

¿Cómo se mide la calidad de la Educación?

La educación tiene una diferencia significativa en cuanto a la calidad. Es una pregunta bien interesante, porque no estamos hablando de productos como objetos, estamos hablando de servicios, de formación. Entonces nos unimos más al concepto que UNESCO ha manejado en cuánto a cómo debe conceptualizarse, y a partir de ahí, medir la calidad.

Se conceptualiza como el producto de la interrelación de varios factores, como profesores bien formados, que cumplan, estudiantes nutricionalmente preparados para estar en clase, estudiantes que dediquen tiempo a su formación, materiales adecuados pertinentes cultural y lingüísticamente para esos estudiantes, edificios con servicios y condiciones adecuadas para albergar a niños y docentes para realizar el proceso de aprendizaje y además programas de apoyo que permitan que la acción de la escuela sea funcional. La interrelación de todos esos factores debe dar como resultado una educación integral pertinente social, cultural y lingüísticamente. Ahora bien eso no se mide con una prueba.

Hay veces que los niños más exitosos con los puntajes más altos, los llamados nerds, no son los más exitosos. ¿Quiénes resultan a veces siendo más exitosos? Aquellos que tenían promedios medios, ganaban, pero eran patojos que tenían más relación, sabían enfrentar la vida, en tanto que los otros toda la vida estaban encerrados estudiando para sacar un puntaje alto. Los otros hacían de todo en la vida, jugaban, platicaban, salían, se comunicaban, veían televisión, hacían de todo.

Entonces a veces tomamos como referencia la medición de pruebas, el que saque matemática alto, el que saque lenguaje alto, es una muestra de calidad. Tiene que ver, pero no lo es todo. La medición debe ir más en el sentido de lo pertinente, de lo integral.

Modelos muy exitosos se preocupan más en la formación de actitudes que en la formación de conocimientos”

En un sistema tan aparatoso como el público, ¿es viable repensar la forma de educar, por ejemplo, fomentar la cooperación en lugar del sentido de competencia entre las personas? ¿introducir valores?

Es una muy buena oportunidad que plantea acerca de lo que el currículum debería realmente incluir. Modelos muy exitosos como el Finlandés, por ejemplo, ha estado más preocupado ya no en la formación de conocimientos sino más en la formación de actitudes, de valores, de principios, de acciones sociales importantes que ya estamos perdiendo como sociedad. Porque los conocimientos uno los va obteniendo en el camino, en la vida, a veces a través de la televisión, de los medios de comunicación, tal vez no son los más exactos pero son formas de obtener conocimientos, los libros, etc. Por eso vemos gente que tiene mucho conocimiento, pero actitudes, principios y valores cero. O vemos otras personas que tienen muchos valores, muchos principios, y no quiere decir que no tengan conocimientos, porque sí los tienen. Tal vez no fueron a la escuela o a la universidad como nosotros, pero sí tienen conocimientos.

Eso es viable y permite que a partir de los currículum de estudios hagamos mejoras, y eso estamos haciéndolo ahora con el currículum de básico, vamos a revisar el currículum de primaria, y preocuparnos más en la formación ciudadana, de hombres y mujeres que aprendan a vivir en sociedad, que respeten, que colaboren, que valoren, que reconozcan, que sean dedicados, que sean creativos y que sepan contribuir a favor del bien común. Que sean veraces, justos, que es lo que hemos perdido como sociedad. Hemos podido ganar probablemente personas con algún grado de conocimiento en un área especial, pero hemos perdido valores, hemos cambiado principios y eso no es correcto. Es totalmente viable cambiar eso.

El modelo educativo de Finlandia se basa en una alta preparación de sus maestros. Imagen: El Deber.
El modelo educativo de Finlandia se basa en una alta preparación de sus maestros. Imagen: El Deber.

¿Cuántos niños no reciben educación hoy en el país?

Es un dato importante y es una pregunta muy ilustrativa. De 0 a 4 años tan sólo estamos recibiendo al 4.5% de la población. Antes la familia era otra, el papá trabajando afuera y la mamá en la casa, nos cuidaba y atendía, compartíamos con los hermanos; ahora ya no es así. La teoría pedagógica plantea que en la medida que usted esté con sus padres, con sus hermanos, debe retardarle la entrada a la escuela, porque en el hogar está mamando valores, principios y educación. Pero en la época moderna, donde el papá va a trabajar y la mamá también, los hijos se quedan recomendados con cualquiera. Ahí ya no, ahí es mejor que vayan a la escuela. Si la escuela nació así, para cuidar a los niños.

Los niños entre 0 y 4 años forman la socialización primaria, básica. Se dice que de la edad de 0 a 6 las personas obtenemos los principios, valores y conductas que vamos a manifestar cuando seamos grandes. Sólo 4 de cada 100 están recibiendo esa formación en el país. ¿Qué quiere decir eso? Que los adultos en Guatemala no estamos formados para compartir en sociedad, porque no recibimos esa formación.

Después en la educación parvularia, de 4 a 6 años, sólo 46 niños de cada 100. Quiere decir que de cada 2 niños 1 recibe educación parvularia. En primaria, de cada 100 estamos recibiendo a 80 niños, 20 se están quedando afuera. En básico, de cada 100 estamos recibiendo 47. Diversificado, de cada 100 estamos recibiendo a 24. A nivel universitario, de cada 100 estamos recibiendo a 6, algunos dicen 3. Esos porcentajes son los que sabemos, pero los que están fuera del sistema no se sabe con certeza porque no hay un censo actual.

Según las proyecciones para el año 2030, si seguimos con esa cobertura, vamos a tener un poco más de 3 millones 500 mil jóvenes fuera del sistema educativo. Eso significa violencia e inseguridad.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *