SECUESTRADO POR LOS OVNIS

Otras dimensiones 18

 

Muchas personas afirman que el arribo a nuestro planeta de seres de galaxias lejanas es una posibilidad más que inminente. Los seguidores de la ufología (estudiosos de los ovnis) consideran que esos seres nos vigilan desde la antigüedad e incluso nos han secuestrado en sus naves para estudiarnos a fondo.

 

Las abducciones son supuestos secuestros a humanos por parte de seres de otros planetas para examinarlos y hacer experimentos con ellos. La mayoría de historias de raptos se parecen mucho entre si, a esta conclusión ha llegado Thomas E. Bullard, folklorista que estudió más de 300 testimonios de abducciones. En común los relatos suelen tener que la víctima va conduciendo en su auto por la noche o está en un lugar callado y desolado cuando de repente ven una gran luz que llama su atención, al acercarse salen una especie de humanoides de una nave y lo llevan a la fuerza dentro. Ya en la nave pierden gran parte de su memoria y solo tienen escasos recuerdos de operaciones, injertos de agujas por el ombligo, muestras de sangre, orina y semen, y, en algunos casos, el viaje por otros planetas. Los raptados siempre aparecen a la orilla de carreteras o en parques cuatro o cinco días después del secuestro, desorientados y sin noción del tiempo y la fecha.

 

La abducción de los profetas

Las abducciones no son nada nuevo en los relatos populares, en la antigüedad estos casos eran comunes ya que, aunque no se relacionaban con ovnis, presentaban el caso de un humano que era raptado por algún dios o ser divino. En el islamismo estos seres divinos llegaban a la tierra y se llevaban a los hombres en nubes mientras que en el hinduismo lo hacían a través de vimanas y carros con flores.

 

En el judaísmo los casos más notorios son los de los profetas Henoc, Elías y Ezequiel, los dos primeros fueron llevados al cielo sin morir mientras que el último, si bien no fue ascendido, presenció el vuelo de una especie de ovni. En el libro bíblico de Ezequiel 1:15 se describe este carro divino que era dirigido por los “seres vivientes”.

 

Los casos modernos

El primer caso de abducción en el siglo pasado fue el del granjero brasileño Antonio Vilas-Boas en el año 1957.  El entonces granjero de 23 años trabajaba de noche para no sufrir de insolación. Era una noche como cualquiera cuando vio una gran luz roja en el campo, intentó acercarse con su tractor pero la máquina poco después de arrancar se apagó y no volvió a encender, por lo que avanzó caminando. Cuando estaba realmente cerca de la nave una creatura de aproximadamente un metro y cincuenta centímetros, con ojos azules, lo arrastró a la nave. Ya adentro de la nave lo encerraron en un cuarto para después enviar a una bella mujer de su raza para tener relaciones sexuales con ella. Lo que parece irrisorio del caso es que –según lo dicho por Vilas-Boas- los ovnis lo habían secuestrado para mejorar su raza extraterrestre. Después de eso hizo un supuesto viaje intergaláctico con los seres para regresar a la Tierra.

 

Otro caso implica a un diplomático norteamericano. El 30 de Noviembre de 1989 Linda Napolitano, una civil estadounidense, fue supuestamente raptada por tres marcianos que la vigilaban desde las afueras de su apartamento en Nueva York. Cuando Linda se dio cuenta que estaba siendo observada un rayo la sacó de su casa y la llevó a la nave espacial. Estando en la nave asegura que estuvo en compañía de otras cuatro personas, entre ellas el entonces Secretario General de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar, quién casualmente se encontraba en la ciudad por una actividad diplomática. Aunque Pérez de Cuéllar lo niega rotundamente, Napolitano da fe que los seres extraterrestres les advirtieron de una catástrofe ambiental muy pronta.

 

Explicando la abducción

Las ciencias tradicionales han intentado dar una explicación a los relatos de abducciones. Según ellas pueden ser producto de episodios psicóticos, de parálisis del sueño o de sueños lúcidos no controlados. Se considera que la narración de episodios con seres extraterrestres está influida por la cultura ya que, a partir de que el periodista John G. Fuller, popularizara los primeros relatos de abducciones más y más gente empezó a presentar testimonios de haber sido raptada. Como siempre es necesario tomar en cuenta las dos versiones de cada hecho. Es usted lector, quien tiene la última palabra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *