“Sólo tienes que creer”

olaf)

 

 

Los sueños de un gladiador. Una charla con Olaf Alfonso 

 

Hijo de un artista noruego y una guatemalteca inspiradora, Olaf nació para ser un trotamundos. Políglota, violinista, escritor, viajero, discípulo y maestro de las artes marciales y de los valores humanos que las definen. Olaf Alfonso ha sido campeón mundial en diferentes disciplinas, fundador de varios gimnasios, miembro del comité que desarrolló las tácticas, normas y regulaciones del deporte de Artes Marciales Mixtas, mejor conocido como MMA por sus siglas en inglés.  Después de su retiro, el luchador incansable nos comparte su nueva odisea.

¿Cómo empezaste en el estudio de las artes marciales?

Desde pequeño me gustaron las artes marciales. Aprendí de mi padre, de sus aciertos y errores con los derechos de su arte, a manejarme bien en los negocios y trabajar mis propios proyectos. Desde los 14 años nos fuimos de Guatemala y a los 19 tenía un pequeño negocio que me permitía pagarme mis viajes por el mundo para aprender artes marciales. Estudié Judo en Japón, Jiu Jitsu en Brasil, Sambo en Rusia, Box en México y Kung Fu en China, buscando siempre ser alumno de los mejores exponentes de cada disciplina. Es curioso pero desde pequeño este fue el plan: hacerme fuerte, hacer dinero para viajar y aprender artes marciales y, luego de retirarme, regresar a enseñar y a vivir a Guatemala… y aquí estoy (sonríe).

¿Cómo es tu relación con Guatemala?

Bueno mira, mi abuelo y mi tío también destacaron en las artes marciales. En gran parte ellos me motivaron a ir por el mundo para aprender otras disciplinas y contribuir a mejorar la escuela de artes marciales en Guatemala. Entre nuestra herencia familiar se encuentran algunos libros muy interesantes que mi abuelo y mi tío me compartieron y que se relacionan con formas de pelea de los antiguos mayas, muchas de las cosas que contienen no las comprendí hasta que recibí enseñanza en países con otras disciplinas. Guatemala tiene mucho potencial.

Yo creo firmemente en que no puedes enseñar algo que no tienes bien captado. Durante muchos años he acumulado experiencia como peleador, y otros tantos como maestro y fundador del gimnasio Carlos Gracie Training Center en Las Vegas, junto a Ricardo Cavalcanti. Confío en que tengo mucho que aportar a la formación de los deportistas guatemaltecos. Me he propuesto elevar el nivel de combate en el país y, con eventos como ShinZo que organicé el año pasado, busco exponer a Guatemala ante el mundo y así contribuir también al turismo. Amo a este país, aquí vivo con mi esposa y quiero que mi hija crezca en Guatemala.

¿Cuál ha sido tu experiencia con la dirigencia deportiva nacional?

Me he encontrado con personas con mente cerrada y con otras que tienen la mente abierta y están dispuestas a hacer las cosas diferentes. Existe una asociación de MMA pero diferimos en nuestros intereses y no compartimos la misma brújula moral. Pero con la Federación de Luchas estamos trabajando bien, soy uno de los entrenadores oficiales del equipo nacional totalmente ad honorem. Estamos tratando de trabajar con otras federaciones, yo dono mi tiempo pero es limitado porque quiero concentrarme en mi propio proyecto.

¿Qué desafío tienes ahora?

He abierto mi propia escuela en Guatemala, una especie de filial de nuestra matriz en Las Vegas con la intención que llegue a convertirse en un gimnasio tan grande como ese. La disciplina que se imparte es Jiu Jitsu, pero la enseñanza va más allá. He aprendido que después del agotamiento físico el ser humano es capaz de captar más en el ámbito mental así que dedico mi esfuerzo y talento a la parte psicológica, a la motivación y a la superación de mis estudiantes.

Las artes marciales son sólo uno de los vehículos para desarrollar tu potencial como ser humano, no siempre se trata de ganar campeonatos. Recuerdo que en uno de los equipos que he tenido a mi cargo, mis estudiantes no alcanzaron a ganar un trofeo pero sí lograron los primeros lugares en sus escuelas debido a la motivación y a la disciplina compartida. Siempre he dicho que sólo necesitas creer para hacer lo que te propones.

 

Al preguntarle respecto a cuáles son sus logros más memorables, Olaf Alfonso se queda pensativo y, después de unos segundos de silencio, expresó: “podría responderte que he ganado varios títulos mundiales, como siete, pero… ¿qué es eso realmente?”

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *