Tercer género, ¿una realidad en Guatemala?

Conocido como intersexual, y definido por la ciencia como condición por medio de la cual un individuo presenta órganos sexuales femeninos y masculinos. Se tiene estimado que alrededor de 1 de cada 2,000 nace con el tercer género.  Anteriormente se les llamaba hermafrodita pero el término resulta confuso debido a que en seres humanos no hay posibilidad de reproducirse por las dos vías.

 

En la actualidad esta condición ha hecho un boom a nivel de medios, y en occidente se le empieza a dar un espacio, muchas personas poseen esta doble característica y es un derecho del individuo hacer una elección a qué sexo quiere pertenecer, con el cual la persona se sienta más identificado.  Nace una problemática cuando los padres deciden el sexo del niño extirpando o borrando alguno de los órganos, entiéndase pene o vagina, sin percatarse que además de la condición física existen condiciones hormonales que al final de cuenta determinan la personalidad y su preferencia sexual.  Esta decisión en la mayoría de casos es equivocada, y causa en el individuo una frustración por no sentirse identificado con su cuerpo.

 

Así mismo la teoría de Queer, nace como una voz de denuncia sobre las cirugías a personas recién nacidas,  refiriéndose a la intervención quirúrgica como una mutilación al cuerpo humano, a la sensibilidad genital y a la capacidad de goce sexual.  Mutilando también el derecho a decidir aspectos centrales de la vida de cualquier ser humano y el sentido de merecerse ser querido y aceptado en la sociedad.

Eli de Arroyave

Para sorpresa de muchos la India es el único país del mundo que acepta un tercer género de manera legal, y es conocido como la tercera naturaleza, consideran que se pertenece al tercer sexo desde el nacimiento, se le reconoce como una creación universal, dotada de una diversidad ilimitada y acepta  el tercer sexo como un aspecto más de esta diversidad, reconociéndolo desde hace mas de 3,000 años en los Vedas y 5,000 en el Mahabarata.

 

La ONU a través del Principio del Yogyakarta, acepta el derecho universal del tercer género, el cual puede ser ejercitado a través del derecho internacional, reconociendo una serie de derechos inherentes al la persona, entre los cuales cabe destacar los siguientes: la igualdad, a la no discriminación, vida, seguridad personal, privacidad, educación, trabajo, entre otros.

 

Desde mi parecer, es una necesidad a nivel mundial, de legalizar  la existencia del Tercer Género, es propio de la naturaleza humana, somos hechos a imagen y semejanza de Dios, entonces por qué no librarse de tabús y aceptarlos como son.  Hago un llamado a nuestras autoridades para que conozcan del tema. Y  seamos pioneros en reconocer de manera legal esta condición y que se produzca el otorgamiento de los derechos respectivos.

Deja un comentario en: “Tercer género, ¿una realidad en Guatemala?

  • 9 septiembre, 2013 en 2:04 pm
    Permalink

    si dice, que somos hechos a imagen de Dios, le recuerdo que Dios creo varón y hembra, no se equivoco con una tercera opción…..
    los cambios que el ser humano pueda hacer, son parte de su libre albedrío, un tercer sexo va en contra de lo que Dios creo.
    Le recomiendo que antes de mencionar a Dios en una cosa tan delicada, antes lea la biblia, fuente de sabiduría y de guianza, para no hablar simplezas sin sentido..

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *