Trump, de regreso al Hard Power

Joseph Nye, geopolítico estadounidense y catedrático de la Universidad de Hardvard, quien es co-fundador de la teoría del neoliberalismo de las relaciones internacionales, desarrolló las teorías de Soft Power, Hard Power y Smart Power, en relación a las posturas en políticas de relaciones internacionales tomadas principalmente por Estados Unidos, dependiendo de la administración presidencial en cada momento determinado.

Cuando se habla del concepto de Hard Power, se puede definir como el poder nacional radicado en los medios militares y económicos para presionar o inducir a otra nación a adoptar un determinado curso de acción. Esto puede darse basándose en el poder militar, que asimilándolo desde el punto de vista de las relaciones internacionales, puede considerarse como una diplomacia coercitiva, de guerra y de alianzas. Las amenazas del uso de fuerza con el objetivo de coartar, intimidar o proteger son los principales factores aplicados cuando se basa en esta teoría. El poder económico también juega un rol importante, al ser utilizado como medio de ayuda, para sobornar o para sancionar a otras naciones. El mejor ejemplo de uso del Hard Power es la invasión estadounidense a Irak en el año 2003. El último Presidente estadounidense que utilizó el Hard Power, fue George W. Bush.

El Soft Power, es la contraparte del Hard Power. Se podría definir como la capacidad de un actor político -en la mayoría de los casos, un Estado-  para incidir en las acciones o intereses de otros actores, basándose en los medios culturales e ideológicos, con el complemento de medios diplomáticos. En casos como Estados Unidos, también utilizan su poder económico, pero a diferencia de la forma en la que es usado en el Hard Power, éste se utiliza en proyectos de cooperación o ayuda bilateral para influir en otros Estados.

El poder detrás del Soft Power, es la habilidad para influenciar el comportamiento de otros y obtener los resultados que se deseados. La principal fórmula de influencia es coaccionarlos con tratados, inducirlos con pagos y proyectos de cooperación.

La postura durante los ocho años de administración de Obama en el marco de las relaciones internacionales es un relativamente nuevo concepto llamado Smart Power, nacido de forma contemporánea a la invasión de Irak, como una alternativa liberal a la política externa neoconservadora de George W. Bush. El Centro para la Estrategia y Estudios Internacionales lo define como una aproximación que destaca la necesidad de una armada fuerte y organizada, así como también el establecimiento de todo tipo de alianzas y de asociaciones, tanto entre países como entre instituciones, y a todos los niveles, con el fin principal de extender la influencia estadounidense, y de apoyar la legitimidad y el prestigio del poder americano. El Smart Power es la combinación de estrategias del Hard Power y el Soft Power.

Ahora, luego de que Donald Trump asumiera la presidencia el pasado 20 de enero, parece que el Smart Power ha llegado a su fin, o por lo menos como lo conocíamos. Trump ha llenado su gabinete con militares, invertirá más en el Pentágono y en la Marina y tiene planeado expandir el arsenal nuclear de Estados Unidos. El principal objetivo con esto, según ha declarado, es conseguir la paz mediante la fuerza.

En pasadas administraciones, se han utilizado estrategias de Soft Power para reforzar su poder cultural y diplomático para dar fuerza a un ”mundo libre” como alternativa a sistemas autoritarios. Ahora, a pocos días de que Trump haya asumido el mando, todo parece que va a cambiar.

Luego de cambio de mando, salieron a luz las prioridades del nuevo Gobierno. La administración de Trump insiste en construir el muro fronterizo con México para evitar la inmigración ilegal, en renegociar el NAFTA -TLC norteamericano-. El programa Obamacare fue eliminado de inmediato, su postura contra la prensa y la postura frente a países como China, México e Irán todo parece que la administración de Donald Trump se inclinará por el Hard Power.

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *