UN FINAL DE SUSPENSO EN MEDIO DE SOSPECHAS

SANDRA VS BALDISZON

No cabe duda que el último proceso electoral ha sido uno de los más peleados en la historia de Guatemala. En años anteriores, alrededor de las 11 de la noche del día de las elecciones ya se sabía con certeza quienes pasarían a una segunda vuelta en la disputa por la presidencia. Esta vez, van 2 días y aún no hay un resultado concreto.

En la ciudadanía son muchas las personas que han manifestado su inconformidad no sólo por las diversas anomalías reportadas el día de las elecciones (acarreos, compra de votos, usurpaciones de identidad) sino por la tardanza en la entrega de resultados oficiales. Un malestar que sólo se ha agudizado cuando, en conferencia de prensa, el Tribunal Supremo Electoral afirmó que “había cumplido con éxito su misión”. No ha faltado quienes hablen de un fraude.

El escepticismo se ha generado por la tardanza en el cómputo de las últimas mesas. Al final de la noche del domingo, el conteo ya iba por el 80% pero el 20% restante va tardando ya dos días. A las 2 y 24 minutos de la tarde de hoy, la página web del TSE, señala que aún faltan 240 mesas por contar.

En estos dos días, el suspenso también aumentó. Sandra Torres de la UNE, amaneció el día lunes viendo como perdía por 4 puntos porcentuales pero para las 8 de la mañana de ese día ya aventajaba a Manuel Baldizón de LIDER por 5 puntos. Hasta el día de hoy, la diferencia se ha mantenido entre los 4 mil y los 5 mil votos, sin embargo Torres sigue liderando. Ha sido ella la primera en salir y pese a que los datos no son oficiales, dar por hecha su victoria.

En la contraparte, ha sido hasta el día de hoy que Fridel de León, vocero de Manuel Baldizón ha salido a anunciar que el candidato no se pronunciará hasta que los resultados no sean oficiales. De León, señala que por lo mínimo de la diferencia será necesario que el TSE permita que algunos conteos sean revisados y que algunas elecciones se repitan. Según afirma, en algunas de las mesas que más han tardado en entrar, se tenía información que favorecían a Manuel Baldizón. Por otra parte acusa que su candidato ha sido víctima de un linchamiento político.

Hay quienes, en medio de este lento final, defienden el proceso. Afirman, por ejemplo, que las últimas 300 mesas en los procesos electorales anteriores, han llegado a tardar hasta una semana en ser contabilizadas. Esto, por que responden a sedes en las que hubo conflictos, quema de papeletas, impugnaciones de los fiscales o en que los conteos se repitieron. Una de las garantías para evitar el fraude, es que cada partido cuenta con sus representantes en cada mesa de votación que se aseguran de que los datos sean contabilizados correctamente.

Mientras tanto, en lo que el TSE hace oficiales los resultados, seguimos alertas en una carrera que se dirá por un cuello de diferencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *