UN PLAN DE NEGRO ORIGEN

 Jugar así con la esperanza de la gente, con la desesperación de un pueblo y su enorme necesidad de justicia… hacerles creer que se estaba combatiendo la corrupción ¿para qué?… para montar una frenética campaña anticipada ¡en total impunidad!… saciar la sed de sangre para ganar popularidad… eso sí es entraña fría y oscura.

Si quisieran ser más francos y honestos, los logotipos de Semilla, Libre y Libre Encuentro… ¡oh perdón!… ¡Encuentro por Guatemala!… le darían paso al símbolo que debiera enarbolarse en la bandera de su proyecto político: la guillotina.

A ver si ahora quieren darse cuenta los ThelmaZombis, siempre fue ese el plan, dejar fuera de combate a todos aquellos posibles candidatos y rivales políticos. No sólo eso, atacar al sistema productivo, llevar al país a una dolorosa contracción, para publicitarse como la medicina a la enfermedad que ellos, en lugar de curar, se encargaron de agudizar.

La mayoría de casos montados con muchas cámaras, luces y acción, pero sin pruebas, sin evidencias suficientes para alcanzar sentencias basadas en ley.

Cuando pienso en el negro origen de todo esto, mi mente se va al segundo período de Obama en Estados Unidos, cuando en Guatemala asumía Thelma Aldana como Fiscal General y Jefe del Ministerio Público, tras concluirse un proceso de elección de fiscal tan susceptible a la corrupción, al tráfico de influencias y las presiones de los partidos políticos, como todos los anteriores. No tardó en acercársele el flamante embajador de EU en Guatemala, Todd Robinson, para darle continuidad al mensaje que ya antes Washington le había dibujado a Thelma en un viaje anterior.

Aprovechando el hartazgo de la población, la falta de credibilidad del CACIF, y el repudio hacia la clase política dominante, principalmente orientada hacia la derecha, el plan era el lanzamiento de una medio izquierda controlada. ¡Me da náusea sólo de pensar en el concepto!

Plantear un nuevo “proyecto” con gente medio de izquierda, y después de que Dall’anese se fue huyendo porque no soportó la presión, encontraron en el nombramiento de Iván, un Maquiavelo que en Colombia hizo y deshizo, la pieza ideal para su ardid.

Presentó sus tácticas para debilitar a los empresarios y a los adversarios políticos, y claro, proteger a sus aliados, para comenzar a fortalecer las líneas de la izquierda “democrática”, y ¡Thelma se prestó!… hoy el actuar de la ex fiscal general tiró por la borda su credibilidad, porque no pudo contenerse la baba que le saca la silla presidencial.

Son muchas las personas, empresas y familias que destruyó, no en la búsqueda de la justicia ni por la voluntad de combatir la corrupción como le hizo creer a toda Guatemala; lo que hizo lo hizo para posicionarse en la contienda hacia la presidencia. Los intentos de golpes blandos ya eran ganancia, cuando la apuesta firme estaba en la arena electoral.

La UNE fue su aliada en el proceso y aunque su matrimonio terminó, trabajaron bien en estos 3 años en los que Thelma Aldana afirma que no encontró evidencias de corrupción que alcanzaran a Sandra.

Sí, tenemos a un ex presidente del Congreso en la cárcel por pedirle un favor a una jueza, pero tenemos libre a una rata como Juan Carlos Monzón, que vendió a sus cómplices y dijo lo que se le pidiera con tal de recuperar su libertad y disfrutar de sus más discretas caletas.

El trato con guante de seda con los empresarios que hoy financian su campaña anticipada pero que antes financiaron también ilegalmente a FCN-Nación. En cambio, la vida de Flavio Montenegro tuvo que perderse en un proceso en el que aún no hay condenas pero que devoró a buena parte del sector empresarial.

Una medida sustitutiva casi inmediata al ex ministro de Finanzas, Juan Alberto Fuentes Knight, por el caso Transurbano en el que se perdieron más de Q30 millones de quetzales, mientras se han perdido dos vidas de profesionales de la salud y muchas otras personas se pudren en prisión preventiva por años, por el caso IGSS-Pisa en el que el Estado no desembolsó un solo centavo.

Qué decir del coronel Juan Chiroy que hace mucho debería haber recobrado su libertad. Yo no puedo meter las manos al fuego por todas esas personas, pero ahí están encerradas sin que se haya comprobado su culpabilidad, y esa es la misión exclusiva del Ministerio Público.

Yo conocí a Thelma Aldana en la década de los 80 en Quetzaltenango, y siempre he guardado un muy buen concepto de ella, pero su actuar junto a Iván en estos pasados tres años no habla bien de sus convicciones. Le di el beneficio de la duda, y quise creer que estaba haciendo las cosas bien y hasta pensé que era valiente, pero con el tiempo fui descubriendo lo que su aspiración política me termina de confirmar: todo era un engaño, un vil montaje para levantar perfil y posicionarse con el respaldo de la opinión pública.

Aclaro que no estoy en contra de la CICIG, y lo aclaro no por miedo al qué dirán, por mi cada quien piense lo que quiera que sus opiniones no me dan de comer, lo hago porque existe mucha confusión y desinformación y luego cada bando quiere acarrear agua para su molino; la CICIG podría haber funcionado. Yo estoy en contra de que venga un impostor a montar shows mediáticos y capturas espectaculares, haciéndole creer a los ciudadanos de que estaba combatiendo la impunidad y la corrupción, cuando su objetivo oculto era abrirle el camino a una proyecto partidista.

No bastándoles la serie de embates a la presidencia más débil de la historia del país, por la incompetencia de Jimmy y el canibalismo de las fuerzas que lo acuerparon, estos conspiradores tienen todavía dentro de su plan una fuerte campaña de linchamientos mediáticos para aquellos jueces que se atrevan a impartir justicia apegada a la ley, porque de ser así, la mayoría de los imputados van a quedar libres porque no hay pruebas en su contra.

Si alguno se pregunta por qué esta cruzada de varios años en contra de la impunidad no se ve reflejada en una mejor calidad de vida, es porque el meollo de la corrupción nunca lo tocaron. Más de Q30 millones se pierden diariamente en las aduanas, los furgones de contrabando y quién saber qué más entran como juan por su casa, porque las redes de defraudación no fueron desmanteladas. Sólo se removió una estructura pero el negocio sigue tan campante como siempre.

Aunque ya sabemos que van aplicar el truco de la “muñeca inflada”, y Thelma saldrá punteando en las encuestas, no todo está dicho. Porque si se hace valer la ley, teniendo denuncias de corrupción por malos manejos de los fondos del MP y otros delitos en los procesos, que son varias y ya se van acumulando, sería muy difícil que el Contralor, sea quien sea, le de su finiquito. Lo que mal empieza…

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *