VENCER AL ENEMIGO DESDE SU RAÍZ

DR HAMER EMOTIONS
El Dr. Hamer estableció la relación entre el cáncer y nuestras emociones. Diseño: PB

LIBERAR AL SER HUMANO DE LA EXPLOTACIÓN DE LAS CORPORACIONES FARMACÉUTICAS

Mientras la industria farmacéutica genera billones de ganancias de las ventas de tratamientos y medicamentos contra el cáncer alrededor del mundo, los seres humanos continúan alimentándose de sustancias que intoxican el cuerpo y la mente, y propician la descomposición celular. Unas corporaciones contaminan a las personas y otras perpetúan su estado de enfermos consumidores, en un ciclo permanente y muy lucrativo.

En las últimas décadas han surgido tratamientos de sanación alternativos, los cuales han enfrentado duros ataques contra su credibilidad por parte del sector de la medicina convencional al servicio de los gigantes farmacéuticos. No obstante, han probado su efectividad y salvado a miles de personas de enfermedades terminales.

A las mentes revolucionarias que se atreven a cuestionar lo establecido en la industria de los medicamentos, se les ha perseguido de forma incesante. A continuación compartimos dos de estas interesantes historias…

Nuestros pensamientos y emociones

Ryke Geerd Hamer es un médico alemán inhabilitado, creador de la controversial medicina alternativa llamada Nueva Medicina Germánica, la cual critica a la industria farmacéutica y brinda su propio tratamiento para los enfermos de cualquier cáncer.

El Dr. Hamer estudió medicina y teología en Tübingen, Alemania. Luego ejerció varios años en las clínicas universitarias de Tübingen y Heidelberg, especializándose en medicina interna. Junto con su esposa, la Dra. Sigrid Oldenburg-Hamer, patentó varios inventos en el área de medicina.

El 18 de agosto de 1978, el Dr. Hamer recibió una llamada telefónica que cambiaría su vida por completo. Su hijo Kirk, mientras disfrutaba de unas vacaciones en la isla de Cavallo, Italia, fue herido de bala a causa de disparos al aire del príncipe Víctor Manuel de Saboya. Kirk fue trasladado a Münich, para luego fallecer a los cuatro meses en Heidelberg. Cuatro meses después de la muerte de su hijo, el Dr. Hamer se auto diagnosticó cáncer testicular, a la vez que su esposa recayó en varias enfermedades cancerosas hasta fallecer en 1985, a causa de un infarto agudo de miocardio.

Esto fue el propulsor para que el Dr. Hamer elaborara su teoría sobre la Nueva Medicina Germánica. Según él, debía haber una relación entre la enfermedad suya y la de su esposa y la muerte de su hijo. Fue ahí cuando se dio cuenta que nuestros pensamientos y emociones son los principales causantes de una lista interminable de enfermedades. El Dr. Hamer, sin darse cuenta, había descubierto un método para tratar el cáncer sin quimioterapia, radioterapia y sin excesivo consumo de medicamentos.

La Nueva Medicina Germánica se basa en cinco leyes biológicas:

  1. Ley del Hierro: Las enfermedades graves se originan por un acontecimiento inesperado que es vivido como muy difícil, agudo, dramático y en soledad. El contenido del conflicto biológico desencadenado por este choque determina la localización de un foco de actividad que aparece en el cerebro.
  2. Ley del carácter bifásico de enfermedades: Un paciente que no haya resuelto su conflicto se encontrará en la primera fase, la de conflicto activo, en la que predomina el sistema nervioso simpático y que se manifiesta como una “enfermedad fría” acompañada de piel y extremidades frías, estrés, pérdida de peso y trastornos del sueño.
  3. Ley del sistema ontogénico de las enfermedades: Los conflictos cuyo foco se halla en el tronco cerebral o en el cerebelo conllevan proliferación celular en la fase de conflicto activos, y destrucción de los tumores resultantes en la fase de curación.
  4. Ley del sistema ontogénico de los microbios: Los microbios no causan las enfermedades sino que nuestro cuerpo los usa, siguiendo las instrucciones del cerebro, para optimizar la fase de curación, si están disponibles. Los hongos y microbacterias trabajan en los tejidos originados a partir del endodermo y en los de origen mesodérmico controlados por el cerebelo. Las bacterias trabajan en todos los tejidos mesodérmicos y los virus en los ectodérmicos.
  5. Ley de la quinta esencia: Cada par de enfermedades tal como ha quedado descrito es un “programa especial de la naturaleza con un sentido”, desarrollado a lo largo de la evolución para permitir a los organismos salir de su funcionamiento ordinario para lidiar con situaciones particulares de emergencia.

La Nueva Medicina Germánica no es un medicamento o una terapia alternativa, sino una ciencia descriptiva de los fenómenos biológicos que aparecen durante la enfermedad. Esta ciencia incluye una terapia propia basándose en las condiciones de cada paciente. la NMG no niega el hecho de que el cáncer y los tumores sean causa de genes mutados, sin embargo sí niega que el cáncer se forme por los genes, sino por la fusión entre éstos y los problemas emocionales que tenemos.

El Dr. Hamer dice que muchos tratamientos convencionales no tienen ningún valor terapéutico y afirma que la investigación médica no es siempre verídica y en muchas ocasiones está al servicio de los intereses de grandes compañías farmacéuticas transnacionales.

Durante su tiempo como médico, el Dr. Hamer ha sido encarcelado dos veces, luego de que se le fue revocada su licencia en 1986. En 1997 fue enviado a prisión en Alemania, donde pasó 12 meses, para luego refugiarse en España, donde también fue arrestado y enviado a cárcel durante unos meses, para luego ser trasladado a Francia, donde cumplió condena de 3 años. En 2007 se trasladó a Noruega, lugar donde ha recibido asilo desde entonces.

Los flavonoides a la carga

Desde que los descubriera el científico húngaro Albert Szent-Györgyi, ganador del premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1937, nombrándolos “Vitamina P”, se han venido realizando abundantes investigaciones en torno a las propiedades de los flavonoides, compuestos naturales presentes en diversidad de frutas y productos de origen vegetal. Se han descubriendo en estos propiedades antioxidantes, antiinflamatorias, antihemorrágicas, vasodilatadoras, antineoplásicas, antivirales, antibacterianas, antialérgicas y hepatoprotectoras.

De acuerdo al ensayo titulado “Actividad biológica de los flavonoides (I). Acción frente al cáncer”, elaborado por Ezequiel Álvarez Castro, Doctor en Farmacia, y Francisco Orallo Cambero, Catedrático de Farmacología, para la Universidad de Santiago de Chile, la amplia bioactividad de los flavonoides y su elevada presencia en la dieta humana, los han hecho merecedores de la atención de la investigación farmacológica. “Actualmente, los campos en los que más estudios se realizan con flavonoides son las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, dos de los principales problemas sanitarios del mundo occidental”, afirma el documento.

Así mismo, la actividad anticancerígena de los flavonoides radica en parte en su capacidad de interferir in vitro, y a través de distintos mecanismos, en el proceso oncogénico, por lo que son agentes de utilidad en las primeras fases del cáncer o en la inhibición de las posteriores etapas de progresión o invasión.

HECTOR PAREDES FLAVONOIDES
El empresario Héctor Paredes lidera en Guatemala la investigación de las capacidades anticancerígenas de los flavonoides. Diseño: PB

La revolución de los flavonoides en Guatemala

Desde hace más de 8 años, el empresario farmacéutico Héctor Paredes, presidente y fundador de Laboratorios Pharmalat, ha invertido en el desarrollo de productos elaborados a partir de las moléculas de los flavonoides. Tras la muerte de su madre y hermano a causa del cáncer, Paredes fundó la división Innovación Bio-molecular Pharma, conformando un equipo multidisciplinario de científicos enfocados en la investigación de las propiedades de los flavonoides en la batalla contra el cáncer.

Finalmente, el equipo formuló dos productos farmacéuticos compuestos a partir de la extracción exclusiva de las moléculas de flavonoides específicos detoxificantes. Sin embargo, desde su lanzamiento al mercado han sido motivo de crítica y rechazo por parte de la industria de las medicinas que ha llegado a influenciar incluso a las autoridades del Ministerio de Salud, quienes han advertido a los directivos de Pharmalat en contra de relacionar sus productos con la cura contra el cáncer.

“Siempre hay una resistencia y temor al cambio, pero lo que estamos logrando no tiene precedentes y se trata de una innovación guatemalteca”, explica Paredes. Los productos Limtox y Oconex, se han registrado y comercializado en el país como suplementos nutricionales para el sistema inmunológico, sin embargo, se han empezado a utilizar como tratamiento preventivo de enfermedades crónicas y degenerativas, en el acaso de Limtox, y como coadyuvante en el tratamiento del cáncer, en el caso de Oconex.

Debido a que en Guatemala son tantos los requisitos que un protocolo de investigación de un producto para tratar estas enfermedades requiere, que llevaría entre 10 a 15 años realizarla además de un altísimo costo, Innovación Biomolecular Pharma ha decidido invertir en investigación documental con evidencia clínica. Con ese objetivo, recientemente fundaron el Centro de Especialidades Médicas – CEM -, ahí atienden a pacientes de cáncer, diabetes, VIH, entre otras.

Dos pacientes consultados, una mujer que sufre cáncer de mama y un hombre con cáncer en las cuerdas vocales, confirman no sólo una significativa mejora en su calidad de vida, sino la remisión de sus padecimientos. En el caso del paciente masculino, el tratamiento con flavonoides ha evitado el desgaste ocasionado por la quimioterapia.

El médico internista Eric Prado, a cargo de llevar el control y seguimiento de los pacientes en el CEM, afirma que “existe discrepancias con el gremio, principalmente porque cuando algo es nuevo existe resistencia, sin embargo ya tenemos a varios colegas que nos refieren pacientes”. La resistencia por parte de oncólogos se debe en parte a que su negocio se sustenta en los tratamientos convencionales onerosos.

Existe abundante evidencia clínica para promover un debate abierto, con la participación de la ciudadanía, en torno a tratamientos innovadores para combatir al cáncer. Como dice Adelso Casasola, del Departamento de Apoyo y Desarrollo Humano del grupo Pharmalat en Guatemala, a pesar de la resistencia de los grandes laboratorios, al final de cuentas, “son las personas las que realmente deciden qué hacer”. Seguiremos investigando.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *