VIPASSANA

UNA VENTANA PARA VER LAS COSAS TAL Y COMO SON

para wrb 2

Cuentan los estudiosos del tema, que hace unos dos mil quinientos años Siddharta Gautama, a quien se conoce como Budda, se sentó al pie de un árbol y emprendió de ese modo un viaje profundo al interior de sí mismo. A su regreso, trajo una herramienta que luego se convirtió en la técnica Vipassana, cuyo significado es ver las cosas tal y como son.

Desde los 35 años de edad, hasta su muerte a los 80, el Budda consagró su vida a compartir aquella técnica para que los seres humanos se liberaran del sufrimiento provocado por los apegos y las emociones que generan avidez o aversión, deseo y rechazo.

La técnica consiste en meditar, observando la respiración tal y como entra y sale por la nariz. No se trata, como algunos o muchos creen, de un ejercicio que provoque que la mente se aísle del mundo hasta sentir que levitamos o que viajamos por universos desconocidos, lo cual es un mito, por cuanto la meditación es un hecho concreto que permite, a quienes la practican, observar el flujo de pensamientos y sensaciones que pasan por la mente. No se trata, tampoco, de “controlar la mente” sino de observar qué hay dentro de ella.

El equilibrio y la ecuanimidad

De acuerdo con las enseñanzas del Budda, cuando se practica la meditación se debe no solo observar la respiración sino además estar atento, en una primera etapa a la que se conoce como Anapana, al flujo de pensamientos que circula en la mente sin intentar controlarlos. Se debe dejar que sigan su curso.

Luego, la Vipassana consiste en observar las sensaciones en el cuerpo, manteniendo la mente equilibrada y ecuánime, lo que quiere decir que se perciban las sensaciones sutiles (cosquilleos, vibraciones, entre otras) y las burdas (dolor, tensión, presión) cuidando de no generar avidez hacia lo que nos parezca agradable ni aversión hacia lo desagradable.

Mantener la mente equilibrada y ecuánime permitirá a quienes practiquen la técnica liberarse de los apegos, que son la causa de la desdicha. Se debe ser consciente de que las sensaciones, sean estas agradables o desagradables, tienen la característica de surgir y desaparecer, tal es el sentido de lo que se conoce como impermanencia.

Cursos en Guatemala

En el 2007, Julia Escobar Holguín y otras personas crearon Vipassana Guatemala y en marzo de este año facilitaron el primer Curso de Meditación al que se inscribieron y participaron 70 personas. Desde entonces se han realizado 13 cursos, gracias al esfuerzo de un equipo integrado por mujeres que se encargan de la comunicación, inscripción de participantes, búsqueda y acondicionamiento de instalaciones, abastecimiento y preparación de alimentos y la sistematización de experiencias, entre otras tareas que realizan voluntariamente.

Escobar Holguín, quien por modestia y convicción prefiere que no se citen nombres ni mucho menos que se le dé a ella ninguna relevancia, nos cuenta que los cursos son gratuitos y que la fuente de financiamiento proviene de donaciones que únicamente se aceptan de personas que hayan completado, al menos, un curso de 10 días con Sri Satya Narayan Goenka, fundador de una red internacional de centros de enseñanza de la técnica Vipassana. A la vez, las personas que participan por primera vez en un curso pueden hacer donaciones al finalizar los mismos o en cualquier otro momento.

Uno de los principios inspiradores de los cursos se halla en el propósito de que los seres humanos se liberen de la ira, del odio, de la mala voluntad y de la animosidad para ser felices. De ahí la frase Que todos los seres sean felices

Los cursos de 10 días se realizan en los días previos y durante la Semana Santa y entre el 26 de diciembre y el 6 de enero. Quienes deseen información más amplia pueden visitar el sitio www.dhamma.org o escribir al correo vipassanaguate@gmail.com donde responderán a las inquietudes.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *