Alcaldes bajo amenaza

Con esto no me refiero a una amenaza de carácter personal, sino al plan que el gobierno está llevando a cabo para «alinear» a los alcaldes del país repartiendo, por las «buenas», Q1 mil 700 millones para el próximo año electoral.

Para el 2023 planean asfaltar una cantidad de kilómetros no visto durante todos los años anteriores de este gobierno, eso sí, carísimo el kilómetro lineal que tiene que soportar, no sólo el transporte pesado, sino el peso de la aplastante corrupción que financiará las campañas electorales.

Para alinear a los alcaldes, en las negociaciones se les ha autorizado que pueden quedarse con un porcentaje, pero con la obligación de invertir en sus municipios para que se vea la obra. El mensaje fue algo así como «hueveen, pero no todo».

A pesar de la tentación que muchos alcaldes no lograron resistir, la miel no fue suficiente para los jefes ediles que ya no le creen al «Doctor», ni siquiera logró que le juraran lealtad con el ofrecimiento de aumentar en un 16% el situado constitucional para el 2023. Bajo la consigna de que «quienes no están con nosotros, están contra nosotros», y encabronado porque se le dividieron los alcaldes en dos grupos: los indignos y chanchulleros, y los alcaldes disidentes que buscarán la reelección por otro partido político o por un comité cívico, procedió entonces a intentar someterlos bajo una amenaza infalible: o se alinean o no tendrán el finiquito necesario para inscribir su candidatura.

El mensaje de coacción terminó de asentarse en la pasada Asamblea Extraordinaria de la Asociación Nacional de Municipalidades – ANAM -, que se llevó a cabo en los últimos días de noviembre, en donde Giammattei junto al actual Contralor General de Cuentas, Frank Helmuth Bode Fuentes, fueron protagonistas y dieron sendos discursos que contenían abundantes advertencias veladas.

¿Quién controla al Contralor? Imagen: ANAM

El Presidente afirmó que al final de su mandato «habrán recibido los alcaldes más de Q43 mil millones, cifra sin precedentes», sin importarle que a los ojos de la población, ese dinero no ha significado una mejora en los servicios públicos en los municipios. La presencia del actual Contralor en la asamblea de la ANAM, sentado en primera fila muy cerca del Presidente y, luego, en conversaciones de carácter más privado, casi que en lo oscurito, terminó por fortalecer la amenaza de no poder participar a quienes no se alineen con el oficialismo y su ejército de partidos satélites.

El plan es bastante estúpido, no son los primeros que lo intentan y en el pasado no ha funcionado, los alcaldes pueden participar en las condiciones que les imponen pero después, principalmente en la segunda vuelta, rompen lanzas y se dedican a apoyar el proyecto que más les convenga a sus intereses en ese momento. Total, para muchos de ellos, acostumbrados a vivir de la corrupción, la traición es la moneda de cambio regular en sus negociaciones y no conocen el sentido de la lealtad ni del honor.

Hágale saber que usted no es ningún idiota y grítele a todo pulmón: «corrupto», «vendido» y «mantenido», porque eso es lo que son.»

Demetrio Moliviatis sobre los alcaldes indignos

Si en estas celebraciones de fin de año usted sabe que su alcalde ya se entregó a los planes perversos del oficialismo y lo ve repartiendo tamales o regalos, encabezando desfiles navideños o cualquier otra charada así, hágale saber que usted no es ningún idiota y grítele a todo pulmón: «corrupto», «vendido» y «mantenido», porque eso es lo que son.

Hace poco circulaba en redes sociales un vídeo en el que vecinos de Villa Nueva le están gritando «ladrón» al alcalde más descarado y sinvergüenza del país, Javier Gramajo, que sintiéndose protegido por las enaguas de la presidente del Congreso, se le ocurrió salir a recorrer unas cuadras encaramado en una carroza navideña saludando como princeso. «Ladrón» es seguro lo más amable que le dedicaron a ese tipejo, pero lo mismo podemos hacer todos los vecinos de los municipios gobernados por alcaldes indignos y vende patrias, para que sepan que no somos sus pendejos y que los estamos vigilando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *