CHINA REACCIONA CON PRESIONES ECONÓMICAS

Contemporary Amperex Technology Co. Ltd. (CATL), una empresa china gigante de la fabricación de baterías, ha frenado su inversión en una planta en Estados Unidos por US$5 billones.

La decisión de CATL se presenta como reacción a la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a Taiwán, en desafío a la advertencia de China de tomar represalias.

La planta de CATL fabricaría las baterías para abastecer a las empresas automotrices Ford Motor Co. y Tesla Inc. en Norteamérica. Meses atrás se ha reportado que CATL había considerado a México como opción para instalar su planta.

La «reunificación de China» es para el presidente chino, Xi Jinping, una absoluta prioridad y lo ha dejado de manifiesto. Recientemente, en una llamada telefónica con el presidente estadounidense, Joe Biden, advirtió que «no jugara con fuego».

Presión sobre Taiwán

Horas antes de la llegada de Pelosi, China ejerció más presión a Taiwán al prohibir los envíos de 100 exportadores de alimentos taiwaneses, lo que pone en aprietos a varias industrias.

Beijing ha venido tomando una serie de medidas que atentan contra la estabilidad de la industria agrícola taiwanesa.

Proveedores clave

Así mismo, ha circulado información extra oficial, de que los proveedores chinos de Apple han detenido sus envíos. Sin embargo, el gigante tecnológico estadounidense no se ha pronunciado al respecto.

Apple ha venido negociando con sus proveedores en China para evitar retrasos, incluso autorizando a nuevos fabricantes para suministrar componentes. El lanzamiento del nuevo iPhone14 está previsto para septiembre próximo.

Foto: Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *