CRISIS DE VERANO

Las tempestades con las que el gobierno entra al asueto de verano

 

En apenas tres meses de gobierno, justo antes de los asuetos de Semana Santa, el presidente Jimmy Morales ha visto como las crisis se han agudizado en casi todos los frentes. Asumirá el feriado como una tregua para intentar darle un respiro a una gestión que ha brillado más por sus desaciertos que por sus acciones.

 

EDUCACIÓN: La crisis del sistema educativo continúa con los problemas de siempre en infraestructura y dotación de insumos escolares. Al Presidente, que ha intentado hacer de la búsqueda de donaciones, casi una política de gobierno, no le salió bien su última broma. Había llamado en un acto oficial a una campaña para que cada maestro donara un escritorio pero el gremio magisterial respondió en redes sociales con carteles en los que llamaban a que si a ellos les tocaba donar un escritorio, a los ministros les tocaría un aula y a los diputados una escuela. Tras la crítica el Presidente intentó calmar las aguas asegurando que todo fue una broma.

 

SEGURIDAD: Al bombazo en San José Pinula le siguieron al menos dos ataques contra buses y comercios. Aunque las fuerzas de seguridad han desactivado otros artefactos explosivos y evitado nuevos ataques, en la población continúa la sensación de inseguridad a la que Jimmy Morales ha intentado desacreditar afirmando que en estos primeros meses los homicidios han bajado por arriba del 80%. Ahora, en un video, líderes de la Mara 18 afirman haber asesinado a los responsables del bombazo, pero el video sólo abre más interrogantes sobre lo sucedido y sobre la permisividad de las autoridades de presidios para permitir que los reos sigan operando desde las cárceles. A la crisis en seguridad se suman las críticas contra el Ministerio de la Defensa que, con el caso de violación de una joven dentro del Adolfo V. Hall, y la posterior fuga del principal responsable, sólo ha puesto en entredicho su capacidad para brindar seguridad, incluso, dentro de sus mismas instalaciones.

 

ECONOMÍA: En las últimas semanas se incrementaron las tensiones dentro de las cúpulas del sector privado, en parte por los avances del caso La Línea y la posibilidad de que nuevas empresas salgan a relucir. Entre ellas, grandes corporaciones del sector agrícola y del bancario. Es en este último sector dónde se ha percibido mayor preocupación y sólo se ha incrementado el nerviosismo con la decisión de Jimmy Morales de remover al Presidente del Banco de los Trabajadores, Sergio Hernández sin dar explicación alguna.

 

POLÍTICA INTERNACIONAL: No menos preocupante es de las fricciones entre Morales y la Comunidad Internacional, sobre todo para un país que depende tanto técnica y económicamente de la ayuda de los países amigos. Morales, a partir de una actividad con la Nunciatura Apostólico a ha pedido a las embajadas no inmiscuirse en los asuntos políticos del país, mientras trascendió que el mismo esfuerzo se ha llevado a cabo directamente por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores.

 

Mientras hay expectativas por la puesta en marcha de una nueva investigación de CICIG que vincule a grandes empresarios, caso que podría generar una crisis política similar a la vivida el año pasado, habrá que ver que tanto podrá Jimmy Morales seguir surfeando las olas de la problemática nacional que, hasta ahora, no ha logrado paliar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *