DEL CLOSET DE SANDRA: UN PERIODISTA SILENCIADO

y

 

A las 5.10 de la mañana del 23 de enero de 2008 rentó la habitación 815 del hotel Conquistador Ramada, en la zona 4 capitalina. Lo había llevado su compañera sentimental, Haydeé Reyes, a quien le pidió que se retirara de inmediato, “porque haría un trabajo” que no especificó. Se supo después que en el lugar se reuniría con la entonces diputada del Partido Patriota (PP) y actual registradora General de la Propiedad, Anabella de León Ruiz. Los registros policiales de aquel día dan cuenta de que el cadáver encontrado en la habitación 815 era el de Hugo Arce, columnista y escritor.

 

Faustino Sánchez, entonces vocero de la Policía Nacional Civil (PNC) declaró de manera apresurada que “el cuerpo tenía una herida en el pecho” y que “detrás de la muerte podría haber cierto problema familiar”. La bala que le perforó el pecho era de un revólver Rossi 38. La hipótesis que sigue vigente para el Ministerio Público, más de siete años después, es la del suicidio, aunque la abogada Karen Fischer Pivaral declaró en su momento, cuando ejerció como patrocinadora de las hijas del articulista, que existían inconsistencias respecto a lo encontrado en la escena del crimen y que todo apuntaba a que fue un asesinato.

 

Estas inconsistencias, según Fischer, apuntan a que el cuerpo estaba tendido en la cama con una toalla y las manos sobre el pecho, mientras el revólver, con el que supuestamente se habría disparado, distaba unos cuarenta centímetros, aparte de que la cantidad de bario y antimonio encontrados en las manos del cadáver eran mínimos comparados con los que se encuentran en alguien que se ha suicidado con arma de fuego. Todo parecía un montaje para hacer creer que se había suicidado. Además, apunta la abogada, el ángulo del disparo que habría hecho disparándose a sí mismo no coincide con el que presentaba su cadáver. Por si esto fuera poco, en la habitación apareció sangre que no era de Arce.

 

Arce cautivó a muchos lectores cuando se desempeñó como columnista de los diarios El Gráfico (ya desaparecido), Siglo Veintiuno y el vespertino La Hora, así como en su última casa, Revista ..Yqué?, tribunas desde donde publicó artículos iracundos contra dirigentes políticos entre los que figuraba Sandra Torres. A ella, la acusó de haber sido guerrillera operando bajo el pseudónimo de “Marta” e incluso de haber participado en el secuestro de la señora Novella. Fueron estos los temas que provocaron que, una vez en el poder, la primera acción emprendida por Torres fuera abrir un juicio de imprenta contra Hugo Arce.

 

En ese juicio el periodista debía presentar las pruebas sobre las que basaba sus acusaciones, sin embargo murió antes de que el juicio iniciara. Anabella de León Ruiz contaría a la prensa que “por medio del periodista Marcial Méndez Galicia me había solicitado (Arce) una audiencia para ese mismo día, a la una de la tarde, para buscar apoyo en la comunidad internacional por la persecución que había emprendido en su contra la Primera Dama”.

 

Una dama en la mira

De acuerdo con María Gabriela Arce, una de las tres hijas del columnista, su padre fue un hombre “que no le tenía miedo a nadie” y que criticó por igual a los gobiernos que se sucedieron desde el inicio de la llamada era democrática. Pero “a los que más criticó fue a Álvaro Colom y Sandra Torres, desde que ellos estuvieron en su primera campaña (…) especialmente a Torres, porque sabía que era una persona peligrosa y ambiciosa”.

 

Ahora, la mayor inconformidad de las herederas de Arce, es el estancamiento en que quedó el caso. Ni durante la administración de Juan Luis Florido al frente del Ministerio Público y menos con la llegada de Claudia Paz y Paz a la administración bajó el gobierno de Álvaro Colom: el caso de Arce nunca avanzó. El expediente se trasladó entre varias fiscalías y en el camino se acusa la pérdida de pruebas tan vitales como la de la sangre ajena al fallecido que se encontraba en la habitación.

 

El tema del asesinato de Hugo Arce ha vuelto a ser motivo de comentarios ahora que Torres Casanova pretende llegar a la Presidencia de la República. Esclarecer el caso es más que necesario para alguien si Torres desea llegar sin sombras a la máxima magistratura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *