EL BENEFICIO DE LA DUDA

COLUMNAS

Señor presidente Jimmy Morales, creo y afirmo que todas las personas merecen el beneficio de la duda y usted, que en su campaña ofreció transparencia y una nueva manera de hacer gobierno, tiene la responsabilidad de demostrar que las cosas pueden hacerse con honestidad y eficiencia. Por eso, creo que el pueblo tiene que tener paciencia, dándole el beneficio de la duda para esperar resultados positivos.

Por otro lado, me pareció muy desacertada su decisión, el día de las elecciones de la nueva junta directiva en el Congreso, de aliarse a la nefasta bancada LIDER, apoyando al mil veces cuestionado personaje Luis Rabbé. Sin lugar a dudas, esa fue una tremenda metida de pata, ya que tanto la bancada como ese personaje son rechazados de forma unánime, no solo dentro del Congreso sino más intensamente por los ciudadanos.

No les importó dejar a cientos de personas invitadas por usted a su toma de posesión, entre ellos presidentes, vicepresidentes, embajadores, etc. Como usted lo pudo apreciar en los diferentes canales de televisión, no abiertos, el señor Rabbé bajo al hemiciclo y como una especie de Santa Claus tropical, empezó a ofrecer dinero a los diputados que consideraba podía comprar. Pero como me informó uno de ellos de forma anónima, nunca les llegó al precio.

Yo entiendo que usted señor Presidente tiene un compromiso moral con el dueño de los canales de televisión que mantienen el monopolio en nuestro país, por el programa que durante tanto tiempo ha estado pasando dentro de su programación, y seguirá pasando. Pero ese es un compromiso suyo, de Jimmy Morales, y puede disponer DE LO SUYO, pero como mandatario de nuestro país usted debe ser fiel guardián de los intereses de esta nación que son de todos los guatemaltecos.

Le confirmo señor Presidente, cuente con todo mi apoyo si en algo vale porque usted y su gobierno merecen el beneficio de la duda, pero debe alejarse de bancadas y personas nefastas que han destruido por mucho tiempo este hermoso país. Yo creo en usted y no elevo oraciones porque creo más en el trabajo honesto que en vender cielos falsos.

Por último, le deseo por el bien de Guatemala, mucha sabiduría y paciencia para encontrar el camino para cambiar esta gran nación. Los guatemaltecos seguimos despiertos.

P.D.: Hablando del otro gran tema, después de la cabronada que le están haciendo a militares que cumplieron con su deber, si alguna vez acogí pensamientos de izquierda, que quede escrito que hoy me arrepiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *