EL BESO NEGRO

EL DISFRUTE DE LOS PLACERES PROHIBIDOS

BESO NEGRO

Querida Carmela: No quiero sonar como la típica chica desesperada pero… ¡Necesito tu ayuda! Mi novio y yo tenemos sexo casi todos los días y siempre intentamos probar algo nuevo. Hemos hecho de todo, desde disfrazarnos hasta hacerlo en un baño público. Un día me tomó por sorpresa mientras nos acariciábamos en mi cama, me estaba besando la espalda cuando de repente bajó un poco más y me dio un suave beso en mi trasero. Yo creí que eso sería todo pero el beso fue aún más profundo, tú me entenderás. En ese momento enloquecí; tenía mucho tiempo de no sentir algo tan placentero pero a la vez me entró un pánico de pensar lo que estaba haciendo. Me empecé a sentir incómoda y no dejé de pensar que podría enfermarse o algo por el estilo. Aparte de eso me frustra porque en verdad me gustó pero no deja de incomodarme. ¿Me podrías aconsejar qué medidas tomar para poder seguir con esos jueguitos tan ricos?

Con amor, Ligia.

Querida Ligia:

Antes que nada déjame decirte que me alegra mucho que una mujer me haya escrito y te felicito por tener el valor de hacerlo. Para empezar, los besos en el área anal o besos negros son una práctica muy placentera pero a la vez peligrosa, cómo pudiste darte cuenta. El ano, por su función natural puede llegar a estar muy contaminado. Puedes encontrarte con diversos microorganismos que pueden provocar enfermedades de trasnmisión sexual. En el caso del VIH es un poco más complicado que alguien se vea infectado, ya que el virus solo es transmitido por la sangre, pero solo basta con padecer de encías inflamadas para ya manchar tu saliva de sangre, así que debes de ser muy cuidadosa.

Habla con tu pareja sobre el aseo que siempre es básico para cualquier tipo de relación. La depilación del área es clave y luego, para que nadie se incomode, les sugiero bañarse juntos y entre juego y juego asegurarse de asearse correctamente. Si no les parecen las primeras ideas puedes sugerirle que se hagan juntos un enema o cualquier otro procedimiento para limpiar el área y así poder disfrutar con menor chance de riesgo de contagiarse de alguna enfermedad (no está de más decirte que hay personas que también encuentran excitación en estos procesos de limpieza). Con esto, ambos salen beneficiados no solo para la práctica sexual, sino porque es un procedimiento recomendado para prevenir alguna infección u hongo que eventualmente puede brotar en el área.

Te recomiendo que en vez de dejar la práctica ambos tomen alguna decisión para poder seguir con sus aventuras anales. Tomando en cuenta que el ano es una de las terminaciones nerviosas más sensibles sería una lástima dejar la práctica de una actividad que puede llevarte a sentir cosas nunca antes experimentadas.

Aprovecho también para aclarar a todos nuestros lectores hombres que esta no es una práctica solo para el gozo de las mujeres u homosexuales. En repetidas ocasiones mis compañeros sexuales me han pedido que les estimulen el ano con el dedo o les dé un besito. Muchos se preguntarán ¿Por qué? Y la respuesta es simple. Aparte de que el ano es un área muy sensible está cerca del punto G del hombre que es la próstata, y la única forma de llegar a hacer contacto con ella es por el ano. Así que experimenten y disfruten de una actividad que muchos pueden ver como anti higiénica pero que si se goza de buena salud y si se aplica una limpieza constante no hay nada que les impida poder pasar un buen rato. Experimentar es conocerse. Suerte chicos y chicas.

Siempre suya, Carmela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *