EL PUEBLO SALE A DEFENDERSE

LA INCAPACIDAD DEL ESTADO MEXICANO PROVOCA QUE POBLADORES TOMEN LAS ARMAS

ARMAS

En la población mexicana reina la desesperanza ya que después de más de 6 años de la Guerra contra el Narcotráfico el Estado pareciera sólo haber empeorado la situación. Cansados de las extorsiones, violaciones, asesinatos y despojo de tierras a los que son sometidos por Los Caballeros Templarios grupos de ciudadanos de Michoacán tomaron las armas para crear grupos de autodefensa.

La bendición que se hizo tragedia

Michoacán ubicado al oeste de México cuenta con una geografía adecuada para la agricultura y sus amplias costas lo hacen propicio para la pesca y el comercio marítimo, aquellos factores en vez de potenciar la economía de los lugareños jugaron en su contra. El narcotráfico encontró en esa región un área propicia para sus operaciones debido, principalmente al abandono en política social del Estado mexicano.

Los Zetas y La Familia Michoacana disputaron sangrientas batallas para quedarse con el control del territorio, sin embargo fueron desplazados por una cepa más sanguinaria: Los Caballeros Templarios que empezaron a operar como ciudadanos que actuaban en defensa propia pero que una vez conquistado el poder no pudieron decir no a las ofertas que presenta el traficar droga. Según cifras del diario El Universal estos conflictos de poder han dejado un total de 920 personas asesinadas, 280 violentadas, 42 secuestradas, 238 desaparecidas, 3 mil familias desplazadas y 1200 despojadas de sus tierras durante el año 2013.

El hombre “templario”

El medio inglés 4 News logra enviar a uno de sus reporteros a Michoacán para que hable con el capo que el gobierno mexicano no logra capturar. Se trata de Servando Gómez Martínez “La Tuta” un maestro que cambió los libros por armas y dólares. En la comunidad había ganado reconocimiento fundando centros de rehabilitación para jóvenes fármaco dependientes, luego se dedicó al cultivo de papaya y un día, organizó a un grupo de hombres para sacar a Los Zetas ayudado por La Familia Michoacana de la cual se independizó para crear los Caballeros Templarios.

Alfredo Castillo, enviado del gobierno federal dijo ante el portal sipse.com que el cártel de los Caballeros Templarios, al que presumiblemente combaten los llamados grupos de autodefensa, se formó hace unos 10 años con la misma misión: repeler una incursión del cártel de los Zetas.

En el reportaje del medio británico aparece repartiendo dólares en los parques, admitiendo la crueldad de su organización, pidiendo perdón pero explicando que hacen lo que hacen para evitar que grupos más crueles que ellos se afiancen en Michoacán. En otra escena una madre llora por el asesinato de su hijo a manos de Los Templarios, él cómo otros tantos jóvenes y mujeres se armaron desde 2012 cansados de los abusos.

Ciudadanos sin miedo

No hay marcha atrás y hemos perdido el miedo, declaró al diario el Mundo uno de los comandantes de las patrullas de las autodefensa michoacanas que desde 2013 han tomado las armas para expulsar al cártel de narcotráfico Los Caballeros Templarios.  Actualmente las cifras oficiales indican que de los 113 municipios, 40 ya tiene presencia de las Patrullas de Autodefensa.

Lo que las autoridades mexicanas y Los Caballeros Templarios no se explicaban es cómo los ciudadanos consiguieron armarse. Ellos lo explican aduciendo que a través de pequeños enfrentamientos le fueron confiscando armas y vehículos a los carteles. Hoy figuran en las fotografías en jeeps, equipados con armas de alto calibre y equipo de telecomunicaciones.

Algunos medios mexicanos especulan que el propio Estado mexicano pudo haberles facilitado el armamento con el objetivo de crear un nuevo frente que no desgastara al gobierno. Esto, a pesar que en un primer momento la cartera de seguridad del gobierno de Enrique Peña Nieta buscó disuadirlos de tomar las armas y, al ver lo imposible de la tarea, optó por crearles una figura legal y registrarlos. Según el gobierno mexicano, el acuerdo creado el 28 de enero, los blinda de la posibilidad de que las autodefensas hagan uso excesivo de las armas pues se comprometen a usarlas sólo en escenarios extremos. El otro actor del conflicto, “La Tuta”, asegura que han sido armados por el Cartel Jalisco, Nueva Generación para apoderarse del territorio.

Nosotros en pocos meses hemos hecho más que el ejército y el gobierno por detenerlos, declaró Estanislao Beltrán, uno de los líderes de las autodefensas, que controlan en su totalidad diez alcandías de Michoacán.

Solución a medias

A pesar que la población michoacana ve con buenos ojos las acciones de las 10mil personas que, según Luís Hernández del diario La Jornada, integraran estas autodefensas y el reconocimiento y apoyo  militar y policial que se vio obligado a dar el gobierno de Peña Nieto, existen preocupaciones.

Diversos sectores sociales señalan que las autodefensas no son una solución ya que luego podrían voltearse en contra de la población como lo hicieron los Caballeros Templarios. Su surgimiento sólo es otra muestra de la insuficiencia del Estado mexicano para solventar las necesidades de seguridad de sus pobladores.

A lo largo de Latinoamérica, sobre todo en las luchas contrainsurgentes, los gobiernos armaron a la población, como fue el caso de Guatemala con las Patrullas de Autodefensa Civil para luego ver cómo esas armas luego terminaban en manos de criminales. La desesperación por conseguir seguridad no nos debe llevar a cometer los mismos errores del pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *