“EN VEZ DE APOSTARLE AL ROMPIMIENTO, HAY QUE SOMETER A JUICIO AL PRESIDENTE”

 

reym+

ENTREVISTA CON EL DIPUTADO AMÍLCAR POP

En medio de la crisis política y las manifestaciones ciudadanas sólo un diputado dio un paso al frente para darle una vía legal al clamor popular.

No fue un diputado del bloque de oposición LIDER, que una vez más da muestras de su alianza con el oficialismo, sino del pequeño partido WINAQ. Amílcar Pop fue el responsable de interponer uno de los antejuicios que orilló a Baldetti a renunciar y que ahora abre la posibilidad histórica de que un presidente, en el ejercicio de sus funciones, afronte un juicio. Esta entrevista se realizó días antes que el Congreso retirara la inmunidad al mandatario.

¿Cuáles son sus perspectivas después de haber comparecido ante la Comisión Pesquisidora? Yo ya cumplí mi función como legislador ratificando mi denuncia, ahora es responsabilidad de ellos y del Congreso. La expectativa pública es que la Comisión resuelva y resuelva pronto, que emita su opinión en función de pedir el retiro de la inmunidad del Presidente. He aportado los elementos de prueba racionales para ello y creo que han sido irrefutables. Tan irrefutables que la misma Corte Suprema coincidió en mis conclusiones. Es importante reconocer que esto no es ni un ejercicio jurídico ni político en contra de una persona, es apostarle a la institucionalidad del Estado. En vez de apostarle a la violencia y a la ilegalidad hay que someter a juicio al Presidente.

¿Cuál es su opinión del papel que ha jugado el diputado Mario Linares, que desde el primer momento afirmó que sus pruebas no eran más que suposiciones? La posición del diputado Linares es lógica debido a que es miembro del partido oficial, él está actuando en función de su partido y el gobierno al que representa su partido. Él me pidió documentos de la Corte Suprema y pruebas de respaldo. Yo no tengo por qué proporcionarle los documentos que él quiere, él puede pedirlos, yo no soy asistente del diputado Linares. Hay que recordar que la Comisión no es juez ni yo soy el Ministerio Público y por eso no tengo que aportar pruebas de juicio. Él buscaba que yo cayera en una ilegalidad buscando pruebas como si fuera el Ministerio Público y yo no iba a jugar ese juego.

Aunque usted no lo buscara, el proceso de antejuicio lo ha visibilizado a usted ante la población. ¿Cómo explica que este caso no tiene intereses políticos? Yo creo que sí es importante expresarle a la población que este proceso no es una denuncia mía asilada. No es un show político. Soy el único diputado que ha desarrollado más de cien proceso penales en el país, tengo enjuiciados a seis ministros de Estado y contra el Presidente es la cuarta denuncia que presento además de la que presenté contra la ex vicepresidente. Es ilógico pensar que esto es un show mío, es una lucha contra la corrupción que yo asumí.

Ahora que el proceso de antejuicio se ha puesto más en práctica, ¿considera que hay algo que reformar en la Ley de Antejuicios? Yo creo que hay una discusión en este momento sobre el antejuicio y la discusión es que es un privilegio de los funcionarios para protegerlos de agresión política. Yo creo que no es momento para hablar de qué debe cambiar pero hay que empezar a evaluar reformas para que no se abuse de la figura ni se desproteja al funcionario.

¿Confía en que pese a que el oficialismo y la supuesta oposición son mayoría en la Comisión, se le dé vía libre al antejuicio? Yo creo que más allá de los partidos ahora manda la coyuntura. Primero, la coyuntura de las elecciones, en donde enfrentamos al juez más importante que es la población con su voto y segundo, una coyuntura de reclamo social y no veo a ningún diputado defendiendo la inmunidad a sabiendas de lo que eso afectará a su imagen.

Diputado, ¿teme por su vida? Tengo información fehaciente de que hay intereses muy fuertes que buscaban impedir la ratificación de mi denuncia. Sé que hay fuerzas paralelas al Estado y al Presidente que gozan de privilegios que generan enriquecimiento y que temen que este proceso puede afectarlos. De ese tipo de fuerzas he sido objeto de amenazas e incluso, de peticiones de que desista del juicio constantemente. Varias personas políticas me han pedido que desista. Mis propios colegas me han dicho que mi vida corre riesgo y que ya hay una persona asignada para seguirme. Sin embargo el país reclama la lucha contra la corrupción y debo cumplir con mi papel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *