GOBERNAR ENCAPRICHADO

PARA SORTEAR ESTA DIFICULTAD SE REQUIERE DE UN ESTADISTA, MEJOR SI MÉDICO, NO UN AIRADO, PREPOTENTE Y ENCAPRICHADO INTENTO DE MANDATARIO.

Saber cuánta plata corrió en las organizaciones de la sociedad civil que supuestamente hacen fiscalización ciudadana, y en los medios de prensa tradicional, que todos hicieron un «sho» sostenido respecto a la venta de pruebas falsas de Covid-19 de por lo menos 1 millón, y que la propia empresa fabricante se pronunció y afirmó que ellos no elaboraron el lote defectuoso que se vendió al Estado de Guatemala. Hasta se hizo un mate de citación en el Congreso y después, todos se hicieron los mulas.

La población sigue sin saber a ciencia cierta hasta dónde estamos endeudados, por generaciones, con todos los préstamos adquiridos por el Gobierno con la excusa de esta pandemia que les sirvió de piñata gorda y que ha servido para llenar los bolsillos de muchos altos funcionarios, que cambiaron casa, coche, yate y helicóptero, mientras el pueblo sigue hartándose miedo y escasez. Ni siquiera pudieron taparle el ojo al macho con hospitales más o menos dignos, porque los cuchitriles que instalaron no llegan ni a sanatorios de mala muerte, usando hasta catres prestados por el ejército.

El gobierno no es lugar para caprichos.

Personalmente, poniendo mi cara y mi nombre, estoy convencido de que ya no podemos permitirnos la pasividad ante el gobierno de este abusivo, que se cree omnipotente y tal vez, ahora como obediente servidor del CACIF, cree ilusamente que también es dueño de la finca.

Sus rabietas caprichosas le han llevado a tomar decisiones en contra de toda razón, hasta entorpeció la compra de vacunas por parte del IGSS, que tiene la infraestructura y el presupuesto para comprarlas, pero como depende del ente rector, desde el Ministerio de Salud Pública el Presidente de la República ha preferido bloquear al presidente del IGSS, por que no se plegó a sus antojos y no trató a su protegido como, según él, se lo merece. Poco le importa poner en riesgo a los millones de afiliados al IGSS, con tal de enviar su mensaje lleno de resentimiento.

Una personalidad tan caprichosa en la presidencia es cosa seria, ninguna broma es que tenga la potestad de decidir quién vive y quién muere.

Ahora que se volvió a encumbrar un ex embajador gringo con la administración demócrata, lo que, muy probablemente, le signifique volver a recuperar incidencia en el país, puede que sea de beneficio para equilibrar el tablero del poder político, peeeeero, tomando en cuenta el comportamiento de ambos, bien puede ser que la conflictividad aumente y todo termine en una especie de enfrentamiento pasional… que son los peores.

Ojalá y Estados Unidos, que sin duda continuará apretando hasta alinear a los principales actores políticos a sus propios intereses, y sacar del ring a los que no, amplíe el diálogo con otros grupos que mucho pueden aportarle para entender la realidad guatemalteca y centroamericana.

Mientras tanto, le deseamos buen viaje a España al caprichito presidencial, no sin antes recordarle que como dice el refán, «el que se va a Sevilla, piede la silla»… ¿o no Willy?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *