LA OTRA RED DE JUAN CARLOS MONZÓN

COsa del coso

 

El último golpe de la CICIG ha causado el inicio del desmoronamiento del Partido Patriota y la peor crisis de su gobierno. El silencio y nerviosismo de Pérez Molina y Baldetti sólo es entendible bajo una premisa: temen que se sepa más sobre la red de defraudación en las aduanas o que sigan saliendo otras redes en las que también estaban involucrados. Una de esas redes, que aún no ha destapado la CICIG, es la que Juan Carlos Monzón montó en las portuarias y que presentamos a continuación.

 

La intensa cruzada de inversiones inmobiliarias por parte de Roxana Baldetti y de su secretario privado, Juan Carlos Monzón, indicaban un inexplicable aumento en su capacidad adquisitiva. Además de las propiedades atribuidas a la Vicepresidenta, ha trascendido las adquisiciones realizadas en beneficio de Monzón, a quien varios diputados de oposición han señalado como el testaferro de Baldetti.

 

Publicaciones de prensa dan cuenta que Juan Carlos Monzón ha adquirido bienes raíces durante su permanencia en gobierno: una casa valorada en $850 mil dólares en el condominio Vistas del Ángel en Santa Catarina Pinula; la oficina 806 junto a 3 parqueos en el edificio Sixtino II; un terreno de 30 metros de frente por 40 metros de fondo frente a la playa de Monterrico, Taxisco, Santa Rosa; un inmueble de 1,558.90 metros cuadrados de construcción ubicado en el Lote 4 de Jardines de San Lucas II, en San Juan Sacatepéquez. La millonaria cantidad invertida en bienes inmuebles, la mayoría adquiridos a través de sociedades anónimas vinculadas a Monzón, no corresponden con el salario que devenga el Secretario Privado de la Vicepresidencia.

 

Tal vez este caudal podría tener su origen en la designación de Juan Carlos Monzón como el encargado de las operaciones de la Vicepresidenta en los principales puertos del país. Para cumplir con su misión, el Secretario Privado ha designado a diferentes operadores en la Empresa Portuaria Quetzal y en la Empresa Portuaria Santo Tomás de Castilla (Empornac).

 

Fuentes internas de la Empresa Portuaria Quetzal señalan a Edgar Ranferí Recinos, apodado “Piti”, como el operador de Monzón en ese puerto. Esta persona habría sido la encargada de lograr direccionar varios contratos para Topsa Construcciones S.A., propiedad de Raúl Osoy Penados, contratista vinculado a Roxana Baldetti.

 

Entre los contratos dirigidos a Topsa, destacan uno en abril 2014 para la “construcción de infraestructura portuaria protección costera lado este” por más de Q64 millones ($8 millones USD aprox.) y otro en diciembre del mismo año, por exactamente el mismo concepto por Q9,498,729.85 (aprox. $1.2 millones USD). Ambas contrataciones realizadas sin licitación pública bajo la modalidad de “Excepción y otros procedimientos”. En anteriores gobiernos, Topsa ha sido señalada de no cumplir con el contrato de dragado frente a San Marino para la Empresa Portuaria Quetzal, así como de entregar obra defectuosa a la Empornac.

 

De acuerdo a empleados de la Empresa Portuaria Nacional Santo Tomás de Castilla, el operador de Juan Carlos Monzón es Alex Girón, quien recibe frecuentemente pagos por asesoría en dicha institución.

 

Durante la investigación, localizamos vía telefónica a Alex Girón para obtener declaraciones, pero después de escuchar el tema colgó la llamada y apagó su aparato celular. De la Secretaría Privada de la Vicepresidencia, Juan Carlos Monzón no devolvió la llamada. Seguiremos informando.

 

LEA MÁS EN NUESTRA EDICIÓN IMPRESA

Deja un comentario en: “LA OTRA RED DE JUAN CARLOS MONZÓN

  • 22 abril, 2015 en 2:25 am
    Permalink

    Debieran de investigar lo referente a los créditos fiscales seguro aparecerán otros intendentes, y quienes eran los jefes de grandes contribuyentes; asi como lo que han adquirido producto de esos negocios sucios efectuados en sat-anas.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *