LA PUERTA DE LOS GOBERNADORES

EL NUEVO ESTILO DE NOMBRAMIENTO ES UN ARMA DE DOBLE FILO

COLUMNAS adn

El presidente Jimmy Morales ha procurado enviar mensajes de apertura hacia la ciudadanía, haciendo lo que “ningún otro presidente ha hecho” en forma, aunque el fondo sea el mismo.

A escasos días desde su toma de posesión, se puede decir sin temor a equivocarse que el Presidente no tiene ni tendrá una buena relación con la Prensa. Es cierto que no gozó de la luna de miel acostumbrada con los nuevos gobernantes, pero también lo es que este ambiente era de esperarse después de una crisis política que terminó por defenestrar a un gobierno corrupto. El conflicto para el Presidente con los periodistas radica en que frecuentemente ponen en evidencia su bluff en las medidas que anuncia con bombo y platillos, así como el incumplimiento de sus promesas de campaña.

image (1)

Si dice el Presidente que el pago de su estadía en el hotel Adriatika no supone un compromiso, la prensa ha revelado a qué empresario pertenece para que la población pueda estar atenta a un potencial pago de favores desde el Estado. Si dijo que los miembros de su gabinete habían sido investigados, sale a luz que varios de ellos son contratistas y tienen conflicto de interés con el cargo. Si dijo que no toleraría el transfuguismo y luego su bancada recibe a varios tránsfugas, no le dejan lavarse las manos.

A medida que el despertar ciudadano se ha ido extendiendo, cada vez existirá menos discrecionalidad en las decisiones de los gobernantes, menos espacios opacos. De eso se trata precisamente el empoderamiento del ciudadano, un balance en la relación entre gobernados y gobernantes. Este era un escenario conocido para Jimmy y si dio un paso al frente para competir en unas elecciones que él mismo reconoció como ilegítimas, porque no correspondían a la voluntad de una población que no quería ir a elecciones en esas condiciones; ahora no le luce quejarse y hacer berrinches.

Intentando acomodarse a las nuevas reglas de juego, el Presidente y quienes le rodean, pretenden emitir señales que convenzan que se trata de una nueva visión de la política, una nueva forma de hacer gobierno; aunque en el fondo permanezcan funcionando las mismas antiguas maneras de secuestrar el Estado.

El Presidente presume que hará pública su declaración patrimonial pero no solamente no la hace pública, porque no desglosa ni deja abierta a la consulta ciudadana la integración de su patrimonio, sino que además aprovecha el espectáculo para incrementar la cifra total para dejarse un margen; así pasó de tener “apenas unos 5 millones”, a más de Q8 millones, incluyendo la estimación del valor de algunas de sus empresas que tampoco conocemos. ¿Cómo podría la ciudadanía verificar que esas empresas no aumenten en valor y bienes durante su administración si no es a través del ejercicio periodístico?

Qué más se puede decir de las donaciones de medicinas que anunció como otra de sus acertadas gestiones, y que gracias a la investigación de periodistas y a la denuncia de varios ciudadanos, se constató que gran parte de la donación a los hospitales consistía en medicamentos vencidos.

Pero existen riesgos mucho más delicados para el país con el nuevo gobierno. Aquí les comparto otra gran advertencia en torno a una medida que pretendía enviar un mensaje de apertura, pero que realmente esconde la puerta para que el crimen organizado regrese a acomodarse en las estructuras del Estado: el proceso de nombramiento de los gobernadores departamentales.

El Gobierno publicó una convocatoria a la sociedad civil para que presenten las ternas para la designación de los gobernadores, que además de ser los representantes del Presidente en cada departamento, son los coordinadores de los Consejos Departamentales de Desarrollo, desde donde influyen en la contratación de empresas para la ejecución de obra pública.

La integración de estas ternas está siendo manipulada por fuertes grupos de poder clandestino, que presionan a través de los integrantes de los CODEDES para que presenten a sus ungidos. Así, en Petén por ejemplo, la terna, para titulares y suplentes, está controlada de forma absoluta por la familia Guerra, fuertemente señalada por sus vínculos con el narcotráfico, sus contratos anómalos de construcción para el Estado, y su estrecha relación con el partido LIDER.

De ternas como esa es que el Presidente elige a los gobernadores que serán su enlace con los diferentes departamentos. Una expresión más de la nueva vieja política que nos llama a permanecer vigilantes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *