“PELEAREMOS POR LA LIBERTAD DEL CONSUMIDOR”

ROBERTO DÍAZ DURÁN REGRESA A LA BATALLA CEMENTERA

En octubre pasado el sector de la construcción se sorprendió con la llegada de una nueva marca de cemento. Su campaña “llegó para quedarse”, lanzó un importante mensaje al mercado nacional.

El empresario Roberto Díaz Durán también es conocido en el ámbito político. Ha sido presidente de la Empresa Portuaria Quetzal durante el gobierno de la UNE y participó como candidato a la vicepresidencia junto a Mario Estrada por la UCN en las pasadas elecciones. Hoy, como presidente del Grupo Industrial Monterrey, nos comparte su propuesta para el mercado cementero.

¿Cómo se diferenciará Cemento Regional?

Prácticamente con cualquier otro producto nosotros estamos compitiendo con las tres diferenciales más importantes que un producto debe llenarle al consumidor. Primero calidad, la gente quiere comprar calidad. Después el servicio, el despacho, llegar a tiempo, tratarte bien, visitarte, darte asesoría, pendientes de lo que necesita el consumidor. Y el precio, hay que ofrecer un precio competitivo, pero eso sólo se logra formando competidores.

¿Por qué Grupo Industrial Monterrey elige este año 2016 para invertir en la instalación de esta nueva planta cementera en el país?

Es importante recordar que cuando vendimos la planta Global Cement a Cemex, yo tuve que firmar un documento donde me dejaban por 10 años afuera del negocio, eso se llama un “non compite agreement” (acuerdo de no competencia). Cumpliendo con todo, con el compromiso que había firmado, me mantuve afuera del tema del cemento. Ese acuerdo caducó el 6 de septiembre del año pasado, a partir de entonces empecé a hacer mis averiguaciones, empecé a mover los contactos que tenía y encontré una planta revolucionada que se puede montar cerca de los puertos en muy corto plaza. Esta es una plaza que empezamos el año pasado y hoy en el mes de octubre 2016 la inauguramos.

Hoy estamos de regreso con una planta mucho más pequeña que la que montamos hace 10 años, pero súper eficiente, con los componentes iguales a los que podría comprar un cementero grande, una planta más amigable que es fácil de instalar. Una planta que la podés instalar precisamente donde está el mercado.

¿Cómo percibe la recepción del mercado desde su lanzamiento?

Creo que nos va a tomar un poco más de tiempo ir introduciendo nuestro producto, pero la experiencia que yo he tenido desde hace 15 años me indica que la recepción es buena. Recuerdo cuando traje la primera vez cemento Tolteca, yo representaba a Cemex en Guatemala. Aquí había sólo un tipo de cemento, vos salías a cualquier tienda a comprar cemento y te daban una bolsa de cemento, no preguntabas qué tipo de cemento había. Hacías fundiciones de piso, losas, columnas, levantado de blocks, todo con un mismo producto.

Cuando nosotros entramos al mercado investigamos que habían diferentes tipos de productos, había un cemento con mayor resistencia para cuestiones estructurales y habían productos más baratos que eran sólo para levantados. A raíz de nuestra incursión en el mercado se le empieza a colocar un nombre nuevo al producto: el cemento 4000 y el cemento 5000. Eso lo que dice es que hay un cemento que tiene una resistencia de 4 mil libras por pulgada cuadrada, y otro cemento que tiene capacidad de resistir 5 mil libras de presión por pulgada cuadrada. Entonces el constructor tuvo la gran ventaja de decidir que a las estructuras, vigas y todo lo que tiene carga le mete cemento más fuerte, y a todo lo que sea levantado o de poco espesor, le mete cemento más económico. Eso trajo ventajas porque el consumidor se empezó a educar de que existían más tipos de cemento y no sólo uno.

 

¿Cómo perciben al consumidor frente a la oferta?

 

El consumidor final es el que manda, el usuario, el que lo va a ocupar, es el que verdaderamente tiene la última palabra. En cuestiones de distribuidores está complicado, está repartido, los actuales competidores ya tienen dividido su pastel, al punto de que les han sacado contratos de exclusividad para que solo distribuyan sus marcas. Nosotros le estamos apostando al consumidor final, hemos respetado a los distribuidores, por eso decidimos salir con nuestras tiendas propias para no tener ningún inconveniente con quienes ya distribuyen el cemento de las otras marcas.

 

¿Cuál es su opinión respecto a la iniciativa de Ley de Competencia?

 

Todos los países desarrollados en el mundo tienen una ley de competencia. No sólo la pido yo por el tema de cemento, es una ley que verdaderamente protege al consumidor importante, que es el importante. Todo consumidor final debe tener la libertad que garantiza la constitución de su país, para poder elegir, para poder tomar su decisión, pero para eso deben haber diferentes marcas, diferentes productos y oferentes.

 

La Ley de Competencia no sólo protege el derecho de elegir del consumidor final, sino que también protege a los empresarios que tratan de emprender nuevas compañías, nuevas fábricas, para ofrecer más productos y que el consumidor pueda escoger. El último que tiene la palabra en la cadena de producción y suministros, es el consumidor final, el usuario.

 

¿Qué pueden esperar los usuarios de Cemento Regional?

Para mi regresar al cemento es una experiencia importante e interesante. Hay que entender que Guatemala es un país sumamente pobre, con una carencia absoluta de infraestructura. Con ir a cualquiera de las fronteras que tiene Guatemala, por todos lados lo que vas a encontrar es una carencia de infraestructura pública. Si hablamos de vivienda, es un país donde la gente no tiene donde vivir, se habla de 1.4 o de 1.6 millones de déficit de viviendas.

Guatemala aparte de la situación de carencia e infraestructura, está pasando por el grave problema de pobreza y pobreza extrema por la falta de trabajo. Uno de los detonantes económicos más importantes en una sociedad es el sector de la construcción. En la construcción al día siguiente que se empieza a trabajar se está contratando personal. Guatemala ha tenido momentos cuando vos querés contratar albañiles y no encontrás, ahí también funciona la competencia. Como hay escasez de personal, el salario empieza a subir. Querés contratar maestros de obra, albañiles, tenés que pagar más, eso beneficia a esa gente porque gana más plata. Si lo vemos desde el punto de vista social, la competencia es buena.

Dentro de la industria de la construcción nosotros somos otra opción, que con sólo entrar ya está ofreciendo beneficios. Ahora que estamos entrando, los competidores están hablando con sus distribuidores, con sus clientes, están tratando de quedar mejor y de dar un mejor servicio. En todos estos años a lo mejor no te voltearon a ver, a lo mejor nunca te llegó un vendedor, pero ahora que estamos nosotros sí te llaman, están pendiente de vos, te preguntan cómo te pueden servir. Una semana después de salir al mercado, después de analizar el comportamiento, ajustamos el precio a Q68 el cemento 4060, y eso es bueno, porque ahora empieza a funcionar un comportamiento de competencia. Siempre voy a pelear por la libertad del consumidor para escoger.

¿La marca conlleva una visión regional?

El nombre Regional es precisamente porque somos pequeños dentro del mercado, no podemos salir abarcando la república, es un cemento que se enfoca en cierta región. En este momento nuestra estrategia es el departamento de Guatemala y todos sus municipios, porque para nosotros es importante estar donde está casi el

40% de la demanda nacional. Aquí se construye más, se concentra en menos kilómetros cuadrados.

Pero concebimos un crecimiento en el futuro hacia El Salvador y Honduras, en donde también lo vamos a hacer regionalizado.

Termina de leer este y otros artículos en nuestra edición empresa, de venta en: Puntos de Venta

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *