«¿Qué Estado quiero yo para Guatemala?»

La juventud debe cuestionarse

Gloria Álvarez.

Edición: OCT12
Autor: Alejandro Arroyave

Entrevista con Gloria Álvarez.

Este es un espacio en Perro Bravo dedicado a exponer las corrientes de pensamiento que anidan en las mentes jóvenes de Guatemala y Centroamérica. Para estrenar esta sección tuvimos el agrado de conversar con Gloria Álvarez, una polifacética joven que, entre otras cosas, es politóloga, es actualmente gerente de Relaciones Públicas de una compañía importante de telefonía celular, y su reconocimiento público se debe al tiempo en que fue la voz del programa radial “Mañanas de Gloria” en Radio 94.9.

Gloria, ¿me puedes hablar un poco de tu formación?
Estudié en Guatemala dos licenciaturas, una en ciencias políticas y otra en relaciones internacionales. Después conseguí varias becas, estuve en Washington D.C. seis meses estudiando y trabajando, luego estuve en Bélgica un año cerrando mi maestría en desarrollo, y luego me fui seis meses a Italia a hacer trabajo de campo con emigrantes africanos. Después regresé a Guatemala, conseguí trabajo en la radio, porque no conseguía nada relacionado con mi carrera y, mucho más importante, venía con una aversión a trabajar en cualquier ONG, porque me di cuenta de la cantidad de corrupción, ineficiencia y burocracia que hay en ese sector.

Con esa decepción de la cooperación internacional, ¿cómo ves ese sistema funcionando en el país?
Mi visión actual coincide mucho con la del libro “La carga del hombre blanco”, de William Easterly, un profesor de economía que trabajó quince años en el Banco Mundial. El libro habla de cómo la culpabilidad del hombre blanco por haber sido colonizador, lo lleva a extremos de mandar cantidades grandes de dinero a estos países sin que esto de buenos resultados. Este libro a mi me abrió los ojos y me dije: “yo no voy a trabajar en un sector donde sólo el 15% de todo lo que hace dizque tiene un resultado positivo”.

Así llegaste a la radio 94.9 con “Mañanas de Gloria”. ¿Cómo empezaste a introducir temas serios al programa?
Ya en la radio, decidí aportar de lo que yo sabía: superación a través de becas, a través de estudios. Contarles de oportunidades, de becas disponibles, fue realmente lo que a mí me dio cabida para que la gente empezara a aceptarme y a escuchar lo que yo estaba diciendo, ya no sólo por la música.

Con el tiempo me llamaron de Prensa Libre y me pidieron hacer una entrevista para Revista Domingo (“D”). Cuando sale la entrevista se disparó el raiting. Cuando el público se enteró que yo era politóloga los oyentes ya empezaron a hacer preguntas. Eventualmente llegamos al punto en que Eduardo Suger llegó al programa. Era la primera vez, en 30 años, que un candidato a la presidencia llegaba a la cabina de 94.9.

¿Crees que se está viviendo un despertar de conciencia en la juventud?
Si, definitivamente. Tuve el privilegio de trabajar con personas que llevan distintas iniciativas, por ejemplo, en las elecciones pasadas hicimos el movimiento de Mi Voto por Guate, concientizando a la juventud de que su voto realmente cuenta. Se ven más proyectos de voluntariado. Sin embargo, creo que en este país la juventud se divide en dos: los que tienen esa mentalidad de superación y los que no. Conozco jóvenes que tienen una empresa que vende fruta en una panel, otros que están viendo cómo sacar aplicaciones para teléfonos móviles, tanto como conozco patojos de mi edad que siguen pensando en: “¿este viernes dónde van a ser las chelas vos?”.

¿Cómo generar un espíritu de cooperación nacional?
Yo creo que la unidad y la cooperación vienen cuando la gente tiene algo productivo que intercambiar. Me gusta mucho una frase de John Locke, el decía: “los domingos aquí en Londres, a las 12 de mediodía, los judíos, los cristianos, los árabes y los ateos, son todos enemigos, cada uno desde sus iglesias. Pero a la 1 de la tarde, cuando todo se acaba, todos se vuelven amigos”… ¿en dónde?, en el mercado. En el mercado es donde el judío le sirve al cristiano, el cristiano al árabe, el árabe al ateo, y a nadie le importa un comino cuál es su cultura o su religión.

¿Cuál es tu concepción de Estado?
Para mí la única función que debería tener un gobierno es ponernos policías y ponernos jueces, si seguridad y justicia ya están funcionando bien, pues entonces ya pensamos en hospitales, en escuelas, bolsas solidarias y todo lo demás; pero si ni siquiera tenemos garantizado seguridad y justicia, ¿cómo podes tener productividad?

¿Cuál es tu postura respecto a la legalización de las drogas?
Yo estoy a favor de que legalicen las drogas, porque prefiero adictos que narcos. Creo que para una sociedad los narcos son una plaga, son una enfermedad, corrompen la economía, corrompen nuestras calles, nos dan violencia, tienen a nuestros patojos intimidados. Prefiero adictos que anden drogados, claro que con un gobierno que tenga derecho a decirte: “señor, está en la vía pública, no puede andar hasta la tostada”. Mucha gente piensa “si legalizan las drogas todos los patojos van a estar inyectándose heroína”, no es así tampoco. Si legalizas algo pero igual tienes que regularlo.

Para transformar el Estado es necesario involucrarnos, ¿alguna vez te has involucrado en política?
No. Yo quiero un gobierno limitado a seguridad y justicia. Si algún día voy a correr en la política va a ser conforme a las bases en las que yo creo, y no hay ningún partido en Guatemala en este momento que busque un gobierno más reducido. Yo creo que esa es la confrontación que todo joven debe hacerse, primero pensar: ¿qué Estado quiero yo para Guatemala?, ¿estoy de acuerdo que hayan 158 diputados?, ¿estoy de acuerdo con la constitución?, ¿estoy de acuerdo con los 13 ministerios?, ¿con las 14 secretarías?… Si el joven resuelve esas interrogantes antes en su cabeza, además de obligar a los partidos políticos a elevar el nivel intelectual en sus propuestas, le será más fácil involucrarse, encontrar un partido político o emprender su propia iniciativa.

Deja un comentario en: “«¿Qué Estado quiero yo para Guatemala?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *