Se limpian con el TSE

Campañas interminables y poder hipotecado

Demetrio Moliviatis

Edición: MAR-13
Autor: Demetrio Moliviatis
Correo: demetrio.moliviatis@gmail.com

El Tribunal Supremo Electoral ya no tiene nada de supremo, desde la primera modificación que sufrió en la época del FRG, cuando le quitaron tanto el apelativo como el poder que tenía. Ahora el tribunal no es más que una institución sin poder ni decisión, se ha convertido en una simple coordinadora de las elecciones. A raíz de eso, políticos inescrupulosos han aprovechado la oportunidad para mantener campañas de seis o siete años. Estas campañas tan largas, son una falta de respeto a las leyes y además, para el mismo pueblo, sin mencionar la contaminación visual y del medio ambiente. Su afán es alcanzar la guayaba sin importar lo que atropellen y predicando ideas pigmeas que no son aplicables en una realidad.

No se le puede llamar campaña anticipada a una que nunca se ha detenido, esto lo sabe bien la Corte de Constitucionalidad que encima de todo los avala. Como podrá dimensionar, estimado lector, una campaña interminable que se ha extendido por casi una década no es algo barato. Con seguridad sobrepasa los 700 millones y terminará por los 1000 millones. ¿DE DÓNDE SALE ESTE DINERO?

De lo anterior se entiende lo pavoroso de la situación, ¿qué negociaciones se habrán realizado?, ¿quiénes podrán tener tanto dinero para estarlo lavando de esa forma? Es imposible que sea dinero propio. El Tribunal Electoral debería hacer la denuncia ante las autoridades, para que se realice la investigación correspondiente. Es corrupción y lavado, y tal parece que el pueblo tendrá que volver a soportar un personaje que con tal de llegar al poder se burla de las instituciones del país y de la inteligencia de los ciudadanos, sin contar que a estas alturas debe tener tantos compromisos que prácticamente tiene el poder hipotecado y eso que todavía no lo alcanza.

Hay varios haciendo campaña, no es un secreto, pero hay que aceptar que no hay ley que efectivamente los detenga, y tampoco los candidatos tienen la vergüenza dejar de hacerlo. Los medios de comunicación son otros que se hacen los locos, sabiendo que no es justo y antidemocrático.

Por último quisiera lanzar una pregunta a los lectores, ¿creen ustedes que es correcto que el verdadero asesino de Gerardi le hayan dado libertad por haber cumplido la mitad de su condena? Para mientras, al que nada tuvo que ver, el arzobispado está empecinado en que no salga de la cárcel, poniéndole las trabas que hemos visto. ¡Qué huevos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *