SER CANDIDATO NO ES MAL NEGOCIO

paweb

Jimmy Morales apareció en la arena política como un candidato advenedizo, alguien que por “no ser político”, por admitir públicamente su falta de preparación, ofrecía al electorado una opción que no era más de lo mismo. Pese a ello la campaña parece haberlo convertido en uno más de esos políticos de los que intenta desmarcarse.

 

Al principio el “ni corrupto, ni ladrón”, tenía una campaña mínima. Algunas vallas en la ciudad, anuncios en los arriates y una fuerte presencia en redes sociales. Además, Morales ya incurría en  las malas prácticas de su principal rival: antes de que iniciara la campaña electoral se promocionó en mupis de la ciudad sabiendo que buscaría la Presidencia y se armó de un fuerte call center para influir en la opinión pública como lo han hecho otros candidatos a través de cuentas y grupos ciudadanos falsos.

Guatemala _ 20140926 _ Candidato presidencial promueve su imagen en la Ciudad. El humorista Jimmy Morales, promociona su imagen como candidato presidencial por medio de "mupis", colocados en varias calles de la Ciudad de Guatemala.

Sin embargo todo se agudizó después de la publicación de una encuesta que lo situaba como el segundo lugar en intención de voto por detrás de Manuel Baldizón.

 

Entonces los grupos de poder que no encontraban una alternativa contra Baldizón – Torres se subieron a su barco. El flujo de dinero empezó a aumentar la cantidad de vallas, se tradujo en más presencia en el interior del país y, sobre todo, le abrieron el espacio en la televisión abierta. Espacio al que no se accede sin el beneplácito del mexicano Ángel González y de su representante en el país: Luis Rabbé.

 

Mientras tanto, en la misma televisión abierta, su hermano Sammy Morales, aprovecha el espacio de Moralejas para promocionar a Jimmy a través de una interpretación poco objetiva de mensajes bíblicos. Mientras tanto, de sus errores, también empezó a acusar a la prensa como cuando declaró: “Lo dije en la mesa cuando me invitaron a hablar al CACIF. Yo siento que los periodistas están cometiendo errores de orillar al político a que mienta y que mienta en público.”

 

Un día aparece diciendo que vive a merced de la situación social al igual que cualquier ciudadano y al otro afirma que “un seguridad me lo está pagando César Cabrera, otro Otmar Sánchez, otro Juan Orozco”. En la edición de Revista D, del 9 de agosto, afirma que “por el momento sólo se dedica a la política y esta no le genera ingresos pero antes había declarado: “No tengo un promedio de ingresos exacto, pero tengo alrededor de unos Q35 mil al mes, que no los estoy generando, varios amigos me están ayudando a completar la cuota.”

 

Así el candidato, en su súbito despegue, parece haber perdido la capacidad de hablar, sin medias tintas, de la verdad. Dice y se contradice y en medio de ello su esencia, la esencia que le ganó simpatías en los votantes, se pierde.

 

Ahora su partido también experimentará un cambio. Tras la desaparición del FRG, la mayoría de sus políticos emigraron al otro partido de militares, el Partido Patriota. Ahora que este se hunde, ya hay candidatos a diputados que llaman al voto por Morales, quizás es porque el FCN, fundado por un militar cuestionado como Luis Quilo Ayuso también terminó aliado al PP. Su otro fundador, Ricardo Sagastume, metió las manos al fuego por Pérez Molina aceptando ser su Ministro de Economía.

 

Pareciera que, como reza el dicho: “Dios los cría y el diablo los junta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *