“TENGO UN COMPROMISO CON AYUDAR A QUIENES PAGARON MI PROFESIONALIZACIÓN”

ENTREVISTA CON LA DR. ALBA PINTO, PEDIATRA DEL IGSS

Untitled-2

El Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) es uno de los frutos que dejó la Revolución del 44. Ahora, las críticas muchas veces empañan a la institución. Nos acercamos a platicar con la Dr. Alba Pinto de Sagastume, que tiene 22 años de trabajar en el IGSS para conocer cuáles son los propósitos que guían su labor.

¿Cuál es su propósito como médico? ¿Qué la llevo a trabajar en el IGSS cuando quizás ganaría más atendiendo un consultorio propio o trabajando en un sanatorio privado? Como profesional egresada de la Universidad de San Carlos creo que tengo un compromiso con la sociedad. Nosotros tenemos que retribuir a los menos favorecidos porque hemos sido privilegiados de ser parte del 2% de guatemaltecos que tiene estudios universitarios. A esas personas menos favorecidas les debemos nuestra educación gratuita porque incluso con el IVA que pagan cuando van a la tienda, pagaron nuestra profesionalización.

¿Qué ha sido lo más difícil y, por otra parte, las experiencias gratificantes que le ha dejado su labor? Lo más difícil es cuando uno hace todo lo posible pero no se puede salvar la vida de los niños, niños inocentes que padecen enfermedades graves, crónicas o mortales sin que uno logre cambiar el resultado. Trasladar esas noticias a los padres es complicado. Alguien puede tener un mal día en el trabajo por algo que no hizo o no salió bien pero es difícil como médico, cuando la jornada termina sabiendo que hubo un paciente al que no se logró salvar. Recuerdo el caso de una niña que sufría cardiopatía congénita (enfermedad que causa más muertes en el primer año que cualquier otra deficiencia de nacimiento). Ella falleció porque es imposible curar la enfermedad pero pese a todo, los padres regresaron para agradecerme la atención y el esfuerzo.

El IGSS es una de las instituciones que más críticas reciben de los usuarios. Usted ¿qué piensa al respecto? Esto convencida de que hay muchas cosas en las que quizás los usuarios no reciben lo que esperan y muchas veces lo que más se difunde son las quejas pero acá, atendemos grandes cantidades de pacientes. Son casi 1 Millón 500 Mil afiliados y alrededor de 2 Millones de beneficiados. A todos se les procura dar la mejor atención posible y hacemos nuestro mejor esfuerzo. No es fácil, tampoco para uno como médico, trabajar cuando los pacientes vienen enojados con uno por el tiempo que les tocó esperar, porque tienen que regresar rápido al trabajo o, como suele pasar, porque quisieran que uno los curara inmediatamente. El IGSS funciona en base a la solidaridad y también es necesario que comprendamos el esfuerzo que todos hacemos.

Usted que conoce a la institución desde adentro, ¿qué cree que se necesita para mejorar al IGSS? Recuperarlo es tarea de todos, desde los altos directivos hasta el personal en la atención que brindamos pero esta, repito, es una institución que funciona en base a la solidaridad. Tenemos que hacer conciencia para que los trabajadores exijan a sus patronos para que cumplan con sus obligaciones y los inscriban. Quienes pagan también tienen que ser conscientes que sus aportes no se utilizan sólo para ellos. Cuando uno aporta, ese dinero también sirve para pagar las cirugías y otros tratamientos que otra persona no podría costear con sus contribuciones. Es necesario que tampoco saturemos al sistema, que no lleguemos al IGSS sólo porque queríamos escaparnos del trabajo.

Por Andre R. Chevez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *