Un Gobierno sin pies ni cabeza

FOTO PRESUPUESTOS

Concuerdan diputados, empresarios y economistas: el proyecto de presupuesto presentado al Congreso parece una broma pesada. No tiene prioridades, acusa el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales; no tiene posibilidades de ser aprobado, acusan los diputados y es un riesgo para la economía y la inversión señalan las cámaras empresariales.

 

Parece ser que el Gobierno perdió el rumbo. No se sabe a ciencia cierta qué pretenden pues reducen el presupuesto relacionado con seguridad y con los programas sociales pero aumentan el gasto en propaganda. Aumentan el presupuesto a base de contraer más deuda pero el incremento se les va en pagar a los prestamistas.

 

¿Comprometidos con qué?

Lo dicho en los anuncios publicitarios por el Presidente Otto Pérez Molina respecto al compromiso por graduar más policías y aumentar la cantidad de comisarías parece no tener sustento al ver el detalle del presupuesto del Ministerio de Gobernación.

 

Se le redujo presupuesto a la Academia de Policía (-Q.20 Millones), al combate a la narcoactividad (-Q.10.5 Millones), a la investigación criminal (-Q.13.4 Millones) y a la construcción de comisarías (-Q.208 Millones). Pareciera ser que el plan del gobierno es optar por castigar antes que por prevenir pues se le redujeron Q.24 Millones a los programas de prevención mientras que se aumentó Q.194 Millones al sistema penitenciario.

 

El gobierno también se olvidó de lo que promueven como su programa estrella pues Hambre Cero recibió una reducción de Q.175 Millones y también se le redujo el presupuesto al programa Bolsa Segura. Desacorde a la realidad es la reducción de Q.21.3 Millones al programa de útiles escolares cuando aún con el actual presupuesto una alta cantidad de niños no reciben insumos para sus estudios.

 

En Salud es previsible que la infraestructura continúe en las actuales condiciones de deterioro pues su presupuesto ha sido reducido en Q.41 Millones. Alejandro Sinibaldi parece haber perdido el pulso con la Vicepresidenta Roxana Baldetti, pues el Ministerio de Comunicaciones sufrió un recorte de Q.473 Millones que limitan sus posibilidades de construir infraestructura y de impulsar su imagen. Roxana Baldetti, en cambio, ha recibido Q.2.2 Millones más para las tareas de la Vicepresidencia.

 

Las batallas electorales e ideológicas

Al visualizar las reducciones presupuestarias y contrastarlas con los rubros que reciben aumentos se vislumbra que los objetivos del Ejecutivo están puestos en las próximas elecciones.

 

Uno de los ministerios beneficiados resultó ser el Ministerio de Agricultura en el que se creó un rubro de Servicios de Coordinación Departamental que contará con Q.44 Millones y que, en época preelectoral, podrá ser utilizado para actividades con corte proselitista. Con objetivos más que electorales es notorio que la Secretaria de Comunicación Social duplicó su presupuesto alcanzando los Q.120 Millones.

 

Mientras el Ejecutivo reduce los programas de prevención de la violencia, en una afrenta a la realidad que sufren la mayoría de guatemaltecos, amplía el rubro destinado a su seguridad personal. Q.10 Millones más para la seguridad del binomio presidencial.

 

La distribución presupuestaría muestra que las ideologías también han dejado marcas en el destino de los recursos. De la Secretaría de la Paz ha desaparecido el Programa Nacional de Resarcimiento mientras que aumentó el pago a los Ex Patrulleros de Autodefensa Civil; el Ministerio de Defensa también aumentó el presupuesto de la Asociación de Veteranos Militares de Guatemala (AVEMILGUA).

 

Más gasto, menos transparencia

La bancada Encuentro por Guatemala ha criticado duramente el proyecto de presupuesto al considerar que el Ejecutivo está intentando reducir los mecanismos para fiscalizar la ejecución. Según la diputada Nineth Montenegro, han hecho caso omiso de las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional sobre la transferencia fiscal.

 

Entre las “trampas” del proyecto de ley está la posibilidad de quitarle a la Contraloría General de Cuentas la posibilidad de fiscalizar los Fondos Privativos de la administración central. Así también se estipula que para la compra de medicinas inferiores a los Q.90 Mil no es necesario presentar constancia de disponibilidad presupuestaria lo que podría conducir a un aumento de la deuda con los proveedores.

 

Llama la atención que con respecto al programa Hambre Cero sigue en pie la prohibición de modificar su presupuesto pero se eliminan los párrafos en los que se establecía una sanción para el funcionario que, con fines políticos, discriminara a los beneficiarios.

 

Como de costumbre se establece que el Listado de Obras Geográficas, principal instrumento del Ejecutivo para negociar el apoyo de los diputados, pueda ser modificado en el transcurso del año.

 

Bolsillos rotos

El empresario Ramón Parellada del Centro de Estudios Económicos y Sociales considera que el presupuesto  2014 es irreal en el sentido que su financiamiento está hecho sobre metas difícilmente alcanzables. Según el presupuesto la recaudación tributaria ascendería a Q.48.6 Millardos, un incremento del 3.4% con respecto a la recaudación del 2013. El dato es cuestionado debido a que se estima que ni siquiera la meta del 2013 se cumplirá.

 

El proyecto presentado por el Ejecutivo se basa en la ejecución de nuevos préstamos que aportarían el 25% del capital total. Dicho dinero serviría para costear la inversión pues el total de los ingresos tributarios lo absorben los gastos de funcionamiento del enorme aparato estatal. Sumando los préstamos que se planean contraer  y los bonos que se emitirán, la deuda del país subirá en Q.4,075 Millones. Entre otros proyectos, con el endeudamiento se comprarán nuevas unidades de transporte público y se realizarán los pagos al adulto mayor. A su vez el gobierno continuará con la mala práctica de pagar la deuda existente contrayendo más deuda.

 

La falta de financiamiento se ha convertido en la principal debilidad del proyecto de presupuesto y en el punto que más anticuerpos le ha generado.

 

Javier Zepeda, Director Ejecutivo de la Cámara de Industria, calificó de “irresponsable” la pretensión de aprobar el proyecto pues se encuentra desfinanciado.  Los directivos de la Cámara de Industria han sostenido reuniones con las autoridades del Banco de Guatemala  para analizar el contexto económico; si bien estiman que se mantendrá el crecimiento se mantienen alertas frente al incremento de la deuda pública. Según los Industriales, el crecimiento de la deuda y la incapacidad del Estado para autofinanciarse podrían encender las alarmas y ahuyentar a los inversores.

 

Las cámaras empresariales ya han expresado su rechazo al proyecto y se espera que movilicen influencias en el Legislativo para bloquear la aprobación.

 

Oscura estrategia

En el Congreso se generó revuelo ante la presentación del proyecto de presupuesto. Los diputados, especialmente Carlos Barreda de la Unidad Nacional de la Esperanza y Álvaro González de Compromiso, Renovación y Orden, aseveraron que se trataba de una propuesta “ilógica”, “descabellada” y “plagada de incongruencias”.

 

Ambos diputados señalaron que una propuesta tan “irreal” sólo podría haber sido elaborada de tal manera con el objetivo de que se no sea aprobada. González asevera que, sin incremento en la recaudación tributaria y sin la aprobación de nuevas medidas para ampliar la recaudación, no hay sustento para pedir un aumento tan grande en el presupuesto. Barreda ha cuestionado que, para financiarse, el Ejecutivo pretenda apelar a la emisión de bonos (cuyos intereses son más altos) sobre los préstamos a bancos internacionales.

 

Otros legisladores señalan que es una falta de tacto político pretender que se apruebe un presupuesto tan alto cuando en todo el año no han sido capaces de pasar sus proyectos de ley en el Congreso.

 

Por su parte el partido Libertad Democrática Renovada asegura que el presupuesto no será aprobado y que en todo caso apoyarán el proyecto siempre y cuando se realice una reducción de Q.41 Millones en el presupuesto de la Presidencia. Advierten también que el alto nivel de endeudamiento estaría poniendo al país al borde de una crisis económica.

 

Una posibilidad que no debe ser descartada es que los diputados no alcancen un consenso antes de la última semana de noviembre y por ende, para el 2014, se aplique el presupuesto del 2013. En este caso tampoco se vislumbra un buen panorama pues el presupuesto actual también se encuentra desfinanciado y exige la aprobación de más endeudamiento.

 

Sin cabeza y sin rumbo tal parece que el barco de Otto Pérez Molina se hunde, arrastrando al país a una crisis sin precedentes.

 

Aclaración: Por un error de esta redacción en la versión impresa de este artículo se lee: “la recaudación tributaría ascendería a Q.48.6 Millones” cuando lo correcto es “la recaudación tributaria ascendería a Q.48.6 Millardos”. Lamentamos los problemas y confusiones que dicho error pudiera ocasionar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *