UNA NUEVA REALIDAD

Editorial 40

Cada mañana es un buen momento para cambiar, transformar, mover, crecer, no estancarse. Todo el universo está en constante movimiento, por ende el ser humano, tanto en lo individual como en lo colectivo, está sujeto al cambio; o se resiste o lo acepta con los brazos abiertos.

El cambio es natural y se está dando a nivel de conciencia colectiva, alcanzando las más altas esferas políticas del mundo, como una consecuencia de los cambios de ideas que evolucionan sobre el tiempo-espacio.  El inicio de un gran cambio para el organismo viviente del cual somos parte, llamado planeta Tierra, fue la firma del Acuerdo de París en la COP21 por la mayoría de países del mundo, incluyendo a los mayores emisores de gases que provocan el efecto invernadero. Entre otras cosas, obliga a los países industrializados y contaminantes a asistir económicamente a los que están en vías de desarrollo, quienes son al mismo tiempo los más vulnerables ante el cambio climático; también obliga a mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los dos grados centígrados; cabe resaltar que se trata de un acuerdo que es jurídicamente vinculante para los estados firmantes.

Los guatemaltecos también estamos entrando a una nueva etapa, como dijo el humorista estadounidense Will Rogers: “Todo está cambiando. La gente se toma en serio a los humoristas y a los políticos como una broma.” Recientemente hemos vivido un “despertar ciudadano”, como un brote de nuestra aún verde democracia.  Quitamos y elegimos pacíficamente nuevos gobernantes, aunque continúa la inconformidad con los pocos cambios estructurales del Estado y del sistema político.

“El mundo que hemos creado es un proceso de nuestro pensamiento. No puede ser cambiado sin cambiar nuestro pensamiento” dijo Albert Einstein. Que el amanecer de este 2016 nos brinde la oportunidad de decidir cambiar nuestra mentalidad, y ser más conscientes con el planeta, con nuestras comunidades y con nuestro propio Ser.

El futuro no está escrito y el presente lo construimos ahora, si como ciudadanos lo decidimos, este año será la aurora que marque el nacimiento de una nueva realidad en el que gobernantes y gobernados trabajen juntos en armonía y equilibrio. El tiempo para el cambio es hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *